Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

1.700 afectados en la querella por estafa en inversión de cannabis ante Audiencia Nacional.

1.700 afectados en la querella por estafa en inversión de cannabis ante Audiencia Nacional.

La compañía neerlandesa Juicy Fields ha afectado, presuntamente, a 40.000 españoles por un posible esquema Ponzi, de los cuales alrededor de 1.700 ya han sido querellados. La Audiencia Nacional ha admitido a trámite la querella que ofrece rentabilidades adicionales de hasta el 66% sobre lo invertido.

La Asociación de Afectados por Inversiones en CBD ha presentado una demanda colectiva con más de 1.000 afectados. El magistrado Manuel García-Castellón ha incluido en la causa a 117 inversores que denunciaron en comisaría y cuyos nombres fueron aportados por la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía.

Los diferentes despachos de abogados personados se reunirán para trazar una estrategia común y ofrecer sus servicios a los 117 afectados que no cuenten aún con representación legal.

García-Castellón considera que concurren elementos indiciarios que permiten suponer la comisión de un delito de estafa con múltiples perjudicados. Se sospecha que la presunta estafa puede ser de varios millones de euros dada la cantidad de perjudicados. La tipología de inversores es diversa: matrimonios, parejas, grupos de amigos, familias… Los afectados ascenderían a más de 120.000 por todo el mundo.

El magistrado ha abierto diferentes diligencias entre las que incluye la identificación de los presuntos responsables, averiguar la trazabilidad del dinero invertido y su destino, la titularidad de las cuentas y se requiere a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que informe sobre el "conocimiento que pudieran tener de la actividad de Juicy Fields".

Los querellantes entienden que se trata de una estafa por el esquema Ponzi, en el que se basa en atraer inversores o clientes y pagarles sus rendimientos con fondos que se consiguen de nuevos ahorradores. Juicy Fields ofrecía invertir en la plantación, cultivo y recolección de marihuana para venderla posteriormente como CDB, es decir, como uso terapéutico.

Una vez cosechada la plantación en la que se había invertido, la empresa te devuelve lo invertido más un beneficio adicional de entre el 29% y el 66%, según cómo haya ido la cosecha. Se podía aportar hasta 180.000 euros a través de una transferencia de dinero fiat o con criptomonedas. La única información requerida al cliente era un correo electrónico para poder comunicarse y una cuenta bancaria, o un wallet (monedero electrónico) en caso de que se operase con criptodivisas, para realizar los pagos. La empresa se evaporó el 13 de julio.