• sábado 4 de febrero del 2023

"A esta altura no hay duda de que no tenemos la posibilidad de realizar las cosas como antes", mantiene Ellen MacArthur

img

OVIEDO, 26 Oct.

La exregatista y emprendedora popular británica Ellen MacArthur (Derbyshire, 1976) ha insistido este miércoles en la relevancia de prácticas empresariales y políticas que impulsen la economía circular. "A esta altura no hay duda de que no tenemos la posibilidad de realizar las cosas como antes", ha insistido.

MacArthur se pronounció en estos términos en una rueda de prensa ofrecida en Oviedo, localidad a la que ha acudido para agarrar el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional.

La economía circular que impulsa MacArthur pasa por un cambio sistémico en la producción industrial para un mejor aprovechamiento de los elementos. Se trata, explicó de pasar del presente sistema 'lineal' en el que se transforma la materia prima en una cosa y después se tira como resto a otro sistema, el circular, que "va a la causa" y con el que se explota todo. Como ejemplo puso la necesidad de terminar a la polución del plástico.

Su empeño, dijo, no es algo, que únicamente se mantenga en razonamientos medioambientales, sino desde hace unos años se tiene estudios económicos que charlan de ahorros de cientos de millones de dólares estadounidenses.

"Disponemos un suministro finito de elementos; si el modelo se agota no vamos a poder proseguir", ha advertido, en referencia al sistema lineal que se apoya en generar y tirar.

El propósito no es cerrar de manera brusca las compañías que se fundamentan en el viejo modelo, con la consiguiente pérdida de cargos laborales, sino más bien de ayudar con las compañías para producir novedosas ocasiones de trabajo en una economía que va a ser sostenible en un largo plazo.

También ha destacado la relevancia de trabajar con los gobiernos y ha considerado preciso un "tratado mundial" en la materia a fin de que no haya inconvenientes de competitividad, ya que el presente es un planeta globalizado. "Requerimos estar todos en igualdad de condiciones", indicó.

Cuando fué preguntada sobre de qué manera captar esas proposición a países emergentes en cuya agenda no hace aparición el medioambiente o la sostenibilidad, MacArthur respondió que muchas veces esos países están mucho más cerca de la economía circular de lo que se cree. El sistema 'lineal' es propio de la industrialización que esos países no tuvieron, indicó. Antes no se tiraban tanto las cosas, se aprovechaban, indicó.

Por ello considera MacArthur que a los países emergentes tienen la posibilidad de estar mucho más cerca de lo que la mayor parte piensa de la economía circular. "Hay que comprender la economía que tienen, es primordial", ha comentado.

Regatista profesional, MachArthur en 2005 logró historia al llenar la vuelta al planeta a solas mucho más rápida llevada a cabo por ningún navegante. En 2003 creó la Ellen MacArthur Cancer Trust, que asiste para jóvenes enfermos de cáncer a sobrepasar sus inconvenientes mediante la navegación. En 2010 creó la Fundación Ellen MacArthur, organización sin ánimo de lucro que tiene como propósito mudar los hábitos de producción y consumo de la economía mundial y apresurar la transición hacia la llamada economía circular.

La Fundación Ellen MacArthur se convirtió en un líder en la pelea por una mejor utilización de los elementos, al ingresar los principios de la economía circular en la misión de estas instituciones.

Impulsa lo que llama ideas sistémicas en el emprendimiento Mainstream, en colaboración con el Foro Económico Mundial. Sus ámbitos primordiales de investigación y participación son 4: la idea de alimentos, que reúne y impulsa a los actores clave del campo para realizar sostenible el sistema de producción y consumo de comida; la idea Nueva Economía del Plástico, que persigue la reducción del empleo de este material.

En 2017 la Fundación Ellen MacArthur publicó el informe 'Una exclusiva economía textil: rediseñando el futuro de la tendencia', germen de la campaña Make Fashion Circular, que presentó en 2018, adjuntado con la diseñadora Stella McCartney y el acompañamiento de otras firmas de ropa, que examina y fomenta la necesidad de la transformación hacia un sistema que utilice mejores materiales, fomente la producción sostenible y promueva la reutilización de elementos en el campo textil; y por último, la pelea en oposición al cambio climático mediante los principios de la economía circular para la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero y otros elementos contaminantes.

Además, la Fundación Ellen MacArthur da una secuencia de elementos informativos y interfaces educativas como Circulytics, destinado a las compañías, o Economía Circular en Ciudades con claves destinadas a agentes públicos.

Organiza encuentros y ocupaciones de divulgación y capacitación para dar a conocer sus ideas y objetivos. También publica reportes y programas, libres de manera gratuita, como la guía Toolkit for Policymakers o el emprendimiento ResCoM, con exactamente el mismo propósito.

En 2020 políticos, directivos y otras personalidades se unieron a su llamamiento para fomentar una restauración económica tras la crisis causada por la pandemia de la COVID-19 por medio de un empleo responsable de los elementos y la economía circular.

Más tarde, en el mes de febrero del actual año, la Fundación lanzó, adjuntado con WWF (Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1988), una campaña para soliciar a los líderes mundiales un enorme acuerdo en todo el mundo para la reducción de plásticos.

Un mes después, los representantes de ciento setenta y cinco países competidores en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, conmemorada en Nairobi (Kenia), acordaron la creación del primer tratado en todo el mundo judicialmente vinculante contra la polución por plásticos, considerado por Inger Andersen, directiva ejecutiva del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, el pacto en todo el mundo ambiental más esencial desde el Acuerdo de París contra el Cambio Climático (Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2016).

MacArthur es integrante del Club de Roma y de la junta de la Plataforma para la Aceleración de la Economía Circular en colaboración con el Foro Económico Mundial. Es Dama Comendadora de la Orden del Imperio Británico (2005) y Dama de la Legión de Honor Francesa (2008). En 2017 la Fundación Ellen MacArthur creó el Innovation Prize para premiar las ideas destinadas a la reducción de plásticos.

Más información

"A esta altura no hay duda de que no tenemos la posibilidad de realizar las cosas como antes", mantiene Ellen MacArthur