• lunes 15 de agosto del 2022

Asturias recobra este fin de semana la Celebración de las Piraguas, tras un par de años de sepa

img

OVIEDO, 5 Ago.

El oriente asturiano acoge este fin de semana el Descenso Internacional del Sella, el acontecimiento lúdico y deportivo mucho más habitual en el Principado y que se conoce como 'Celebración de las Piraguas', declarada celebración de interés turístico en todo el mundo.

Tras un par de años de suspensión por culpa de las limitaciones por la pandemia de COVID-19, el Descenso regresa a festejarse en lo que va a ser su 84 edición.

Numerosos visitantes llegan a los ayuntamientos de Parres y Arriondas estos días para gozar de la celebración y de la prueba deportiva. Tras los actos anteriores, con los izados de banderas y desfile de charangas, el sábado es el día de la competición.

Se trata de una carrera que discurre por el río Sella, con salida en Arriondas (Parres) y llegada a Ribadesella. Uno de los instantes mucho más aguardados es exactamente el de la salida, que se genera a las 12.00 horas, tras oír el himno de Asturias. Es en ese instante en el momento en que todos y cada uno de los competidores corren con sus embarcaciones hacia el río y empieza la prueba.

No obstante, ese paseo hacia el río puede diferenciarse. Por eso se establece un orden para poner las piraguas en tierra antes. En esta 84 edición del Descenso Internacional del Sella ahora hay establecida la 'parrilla de salida' para los primordiales aspirantes a la victoria el sábado en las categoría mucho más rápida, el K2, tras la contrarreloj que se disputó sobre un paseo de 4 km entre los puentes de Llovio y de Ribadesella.

El leonés José Julián Becerro y el asturiano Miguel Fernández Castañón, van a partir en la mejor situación el sábado. Segundos van a salir los vencedores de todo el mundo de maratón y subcampeones del último Sella, los franceses Quentin Urban y Jeremy Candy. Por su parte la K2 formada por Walter Bouzán y Álvaro Fernández Fiuza, ocupará el tercer puesto en la salida.