• martes 7 de febrero del 2023

Asturias registra mucho más de 13.000 defunciones en 2021 de las que 938 fueron por virus de COVID-19 reconocido

img

MADRID/OVIEDO, 19 Dic.

El Principado de Asturias registró un total de 13.367 defunciones en el año 2021, lo que piensa 1.183 menos que en el año previo. El pasado año, las muertes por patologías del sistema circulatorio ascendieron a 3.687.

Asimismo fue esencial el número de muertos de habitantes en Asturias por tumores, un total de 3.562 personas, según según el informe 'Estadísticas de defunciones según causa de muerte. Año 2021', anunciado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los habitantes en Asturias que murieron en 2021 por anomalías de la salud infecciosas y parasitarias fueron 1.171 (en frente de las 1.964 de 2020), al tiempo que asimismo descendió el número de muertes por COVID-19 reconocido, con un total de 938 (en frente de las 1.509 de 2020).

En todo el país, en el año 2021 se generaron en España 450.744 defunciones, 43.032 menos que en el año previo (un 8,7% menos). Tal y como se desprende en el informe, la tasa salvaje de mortalidad se situó en 952,3 muertos por cada cien.000 pobladores y, por sexo, murieron 231.410 hombres (un 7,3% menos que en 2020) y 219.334 mujeres (un diez,2% menos).

El 96,3 por ciento de las defunciones se debieron a causas naturales, más allá de que murieron 433.913 personas por estas causas, un 9,2 por ciento menos que en 2020. No obstante, y con relación a 2019 (año antes de la pandemia) en 2021 en España se generaron 32.041 defunciones mucho más (un incremento del 7,7%). Por sexo, el aumento fue del 8,8 por ciento en la situacion de los hombres y del 6,5 por ciento entre las mujeres.

El conjunto de patologías del sistema circulatorio se sostuvo como primera causa de muerte en 2021, con el 26,4 por ciento del total (y una tasa de 251,8 muertos por cada cien.000 pobladores), seguida de los tumores, con el 25,2 por ciento del total (y una tasa de 240,1). Las anomalías de la salud infecciosas, que tienen dentro la COVID-19, fueron la tercera causa de muerte con el diez,2 por ciento del total (y una tasa de 97,2).

Por su parte, las patologías respiratorias se ubicaron como cuarta causa de muerte, con el 7,9 por ciento del total y una tasa de 75,1 muertos por cada cien.000 pobladores. Respecto por año previo, los fallecimientos debidos a tumores aumentaron un 0,8 por ciento. Los debidos a patologías infecciosas, a patologías del sistema respiratorio y a patologías del sistema circulatorio redujeron un 43,1 por ciento, un 16,3 por ciento y un 0,6 por ciento, respectivamente.

Por sexo, los tumores fueron la primera causa de muerte en los hombres (con 292,5 muertos por cada cien.000 hombres) y la segunda en mujeres (con 189,8 por cada cien.000 mujeres). De hecho, el número de fallecimientos por esta causa aumentó un 0,9 por ciento entre los hombres y un 0,7 por ciento en las mujeres respecto a 2020.

Las patologías del sistema circulatorio fueron la primera causa de mortalidad femenina (262,2 muertes por cada cien.000) y la segunda entre los hombres (241,1), a pesar de que los fallecimientos por estas causas redujeron un 1 por ciento en mujeres y un 0,1 por ciento en hombres. Las patologías infecciosas se ubicaron como tercera causa de muerte en los dos sexos.

Atendiendo a las razones de fallecimientos, las dolencias perinatales (57,3% del total) y las malformaciones innatas (21%) fueron las primordiales razones de fallecimientos entre los menores de un año. Respecto a 2020, las defunciones en este conjunto de edad debidas a dolencias perinatales aumentaron un 0,6 por ciento, al tiempo que las debidas a malformaciones innatas redujeron un 13,8 por ciento.

Al tiempo, los tumores fueron la primordial causa de muerte en el conjunto de edad entre uno y 14 años (32,2% del total) seguido de las causas ajenas (23,2%), con aumentos del diez,8 por ciento y del24,3 por ciento, respectivamente, en relación a 2020. Además, las primordiales razones de fallecimientos entre la gente de 15 a 39 años fueron las causas ajenas (43,3% del total), con un incremento del 8,5 por ciento en relación a 2020, seguido de los tumores (21%), que redujeron un 4,6 por ciento.

Los tumores (40,2% del total) y las patologías del sistema circulatorio (20,4%) fueron las primordiales causas en el conjunto de 40 a 79 años, con aumentos del 0,9 por ciento y del uno por ciento con en comparación con año previo. Entre los mayores de 80 años los primordiales fundamentos fueron las patologías del sistema circulatorio (30,6% del total), con una disminución del 1,2 por ciento respecto a 2020, ylos tumores (16,1%), con un aumento del 0,8 por ciento.

Por comunidades autónomas, las tasas bárbaras mucho más altas de fallecimientos por cada cien.000 pobladores en 2021 se brindaron en Asturias (1.324,9), Castilla y León (1.231,5), y Galicia (1.221), al paso que Melilla (676,3), Baleares (721,8) y Canarias (763,5) presentaron las mucho más bajas. Las tasas salvajes de mortalidad fueron mucho más altas en los territorios avejentados, en tanto que comunmente hay mucho más defunciones por el efecto de la composición de la población por edad.

Atendiendo a las primordiales razones de fallecimientos, las mayores tasas de mortalidad por anomalías de la salud del sistema circulatorio se asentaron en Asturias (365,5 muertos por cien.000 pobladores), Galicia (356,1) y Extremadura (335,5); al tiempo que por tumores se generaron en Asturias (351,4), Galicia (314,6) y Castilla y León (312,7).

Respecto al coronavirus, el informe del INE exhibe que en el año 2021 hubo 614 fallecimientos en Canarias por esta causa (un 52,3% mucho más que en 2020) y otras 13 personas fallecieron por COVID-19 virus no reconocido, cifra "muy inferior" a las 98 notificadas en 2020 y que se concentraron en los primeros meses de la pandemia.

En España, en el año 2021 hubo 39.444 fallecimientos por COVID-19 (un 34,6% menos que en 2020) y otras 595 personas fallecieron por COVID-19 virus no reconocido, en frente de las 14.418 notificadas en 2020. Además, los médicos certificaron 3.818 defunciones en los que la causa de muerte fue por otras causas, pero en las que la COVID-19 contribuyó al fallecimiento de estas personas, como comorbilidad. En 2.732 casos los facultativos lo identificaron y en 1.086 casos no lo hicieron, pero sospecharon de su presencia por tener síntomas compatibles con la patología.

Los meses con mayor número de defunciones por COVID-19 virus reconocido fueron enero (con 12.459, el 23,9% del total de ese mes), febrero (con 9.328, el 23% del total) y agosto (con 3.457, el 9,1% del total). Concretamente, en el año 2021 murieron por COVID-19 virus reconocido 22.449 hombres y 16.995 mujeres, de los que el 82,2 por ciento tenía mucho más de 70 años.

La mortalidad por esta causa descendió en todos y cada uno de los conjuntos de edad con en comparación con año previo, salvo en el conjunto de 0 a 49 años, en el que medró un 2,9 por ciento.

En los muertos por COVID-19 virus reconocido, la insuficiencia respiratoria (57,5%) y la neumonía (29,9%) fueron las adversidades mucho más usuales. Asimismo, las primordiales comorbilidades de la gente que murieron por este virus, y que fueron informadas por los médicos en el certificado médico de defunción, fueron la patología hipertensiva (diez,9% en los fallecimientos) y la insuficiencia renal (diez,1%).

Las tasas salvajes mucho más altas de muertos por COVID-19 virus reconocido por cada cien.000 pobladores a lo largo del año 2021 se brindaron en Castilla y León (111,2), Aragón, (106,3) y Castilla-La Mancha (106).

Por su parte, Canarias (27,3), Cantabria (41) y Baleares (47,3) presentaron las menores tasas.

Al final, el informe del INE apunta que a lo largo del primer semestre de 2022 se generaron en España 235.248 defunciones, 4.690 mucho más que en exactamente el mismo intérvalo de tiempo del año previo (un 2% mucho más). Por sexo, murieron 119.410 hombres (un 0,1% mucho más) y 115.838 mujeres (un 4,1% mucho más).

Más información

Asturias registra mucho más de 13.000 defunciones en 2021 de las que 938 fueron por virus de COVID-19 reconocido