Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

Casi todos los implicados en el caso del video sexual en San Timoteo admiten su culpabilidad.

Casi todos los implicados en el caso del video sexual en San Timoteo admiten su culpabilidad.

Un grupo de veintiuno de los treinta acusados por divulgar un vídeo de contenido erótico sin consentimiento de una pareja durante las fiestas de San Timoteo en Luarca en 2010, admitieron su participación ante la jueza penal número 2 de Avilés este martes.

En esta primera sesión del juicio, cinco acusados se mantuvieron firmes en no reconocer los cargos que se les imputan, lo que llevó al Fiscal a elevar las penas de un año de prisión a dos años y seis meses.

Entre los acusados que no reconocieron los hechos se encuentra un matrimonio que recibió el video en 2015 a través de un grupo de WhatsApp y lo compartieron para alertar a una amiga de la víctima, con buena intención según la mujer acusada.

Otro acusado recibió el video a través de un enlace público y lo compartió con un amigo que conocía a la chica involucrada, nuevamente, sin intención de burla.

En otro caso, un acusado recibió los materiales a través de un grupo y solo compartió algunos fotomontajes a pedido de una amiga para ayudar a la chica del video.

Cuatro acusados, incluyendo dos hermanas, negaron rotundamente haber visto el video o haberlo compartido. Una de ellas incluso pensó que era una broma cuando la policía llamó para interrogarla.

La abogada de la víctima se mostró satisfecha con que 25 acusados hayan admitido los hechos y reconocido su responsabilidad, destacando el sufrimiento de la joven y su familia a lo largo de los años.

El juicio continuará el próximo jueves, donde se discutirá la situación de los acusados que no admitieron los cargos y la posibilidad de retirar las acusaciones en base a la falta de pruebas.

El Ministerio Fiscal sostiene que los acusados difundieron el video sin consentimiento de la pareja entre 2010 y 2015, lo que constituye un delito contra la intimidad según la legislación vigente en ese momento.

Las discusiones sobre la responsabilidad de los acusados y el futuro del juicio seguirán desarrollándose, con 25 acusados ya admitiendo su papel en el incidente y pagando una indemnización de 2.000 euros por daños y perjuicios.