EDP da los primeros pasos para transformar la central térmica de Aboño a gas natural

EDP da los primeros pasos para transformar la central térmica de Aboño a gas natural

La compañía EDP ha iniciado el proceso de tramitación ambiental para convertir la central térmica de Aboño a gas natural. En colaboración con la Corporación Masaveu, se llevará a cabo la conversión del grupo 2 de la central, lo que resultará en una potencia de 494 MW y una reducción del 30% en las emisiones de CO2.

El proyecto tiene como objetivo asegurar el futuro de la principal instalación de generación de energía eléctrica de Asturias. La información pública sobre esta iniciativa ya ha sido publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y próximamente se publicará también en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA).

Se espera que la conversión del grupo 2 de la central esté completada y en funcionamiento durante el segundo semestre de 2025. Las principales tareas se llevarán a cabo ese año, aprovechando la revisión general programada para el grupo 2 al finalizar la campaña.

Según los informes de la compañía, se necesitarán varios meses de trabajo y cuando el grupo vuelva a funcionar, utilizará gas natural y en el futuro, hidrógeno y gases siderúrgicos. Esto hará que Aboño se convierta en un ejemplo único de economía circular.

La reutilización de los gases de horno alto para generar energía eléctrica evitará la emisión de un millón de toneladas de CO2 a la atmósfera cada año. Además, se espera que la conversión contribuya significativamente a la mejora de la calidad del aire, reduciendo casi por completo las emisiones de partículas y óxidos de azufre, así como el 80% de los óxidos de nitrógeno.

En cuanto a las emisiones de CO2, se estima que habrá una reducción media del 30%, dependiendo del volumen de gases siderúrgicos que se revaloricen en la central.

Los trabajos incluirán diferentes construcciones y adaptaciones de equipos, sistemas e infraestructuras, siempre siguiendo una estrategia de economía circular que aproveche el equipamiento existente.

Después de completar estos trabajos, el grupo tendrá una potencia neta de 494 MW, similar a la actual. Después de la conversión, ya no será necesario alimentar equipos utilizados para el uso de carbón, como molinos, cintas transportadoras o desulfuradoras.

Este proyecto, resultado de la colaboración entre EDP y la Corporación Masaveu, tiene como objetivo asegurar el futuro de la instalación de generación más importante del Principado, que es clave para garantizar el suministro eléctrico en la zona central.

Además, EDP continúa avanzando en los trabajos para transformar Aboño en el valle asturiano del hidrógeno verde. La compañía planea desarrollar una primera fase con una capacidad de 150 MW.

Tags

EDP

Categoría

Asturias