Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El acusado de intento de asesinato enfrenta más de 23 años de prisión.

El acusado de intento de asesinato enfrenta más de 23 años de prisión.

OVIEDO, 18 Mar.

La Fiscalía de Área de Gijón solicita penas que suman 23 años y 3 meses de prisión, entre otras, para un procesado por intentar asesinar a su expareja y al novio de esta en Villaviciosa en abril de 2022.

El escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal ha sido presentado en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo.

El Ministerio Fiscal sostiene las siguientes conclusiones provisionales: El procesado, nacido en 1966, y la víctima mantuvieron una relación sentimental durante siete años. Una vez finalizada, la mujer inició, aproximadamente en el mes de marzo de 2022, una nueva relación con otro hombre, relación que el procesado no aceptaba y así se lo hacía saber a la mujer, a la que dirigía multitud de mensajes de voz desde su móvil.

Entre el 1 y el 20 de abril de 2022 la mujer recibió en su teléfono mensajes en los que el procesado le decía que no le importaba vivir, que no tomara en cuenta el baño de sangre, que le daba igual estar vivo un día más o un día menos, que le había desprestigiado, y similares.

En hora indeterminada pero en todo caso anterior a las 1:50 horas del 23 de abril de 2022, el procesado y la nueva pareja de su ex se encontraron en el interior de un pub de Villaviciosa. Cuando el novio de la mujer abandonó el local, el procesado fue tras él, manifestándole que las cosas iban a terminar mal entre los tres.

Momentos después, sobre las 1:50 horas, cuando el hombre se encontraba en el interior de otro establecimiento, también de Villaviciosa, fue requerido por el procesado, quien lo llamó a través del cristal para que saliera al exterior. Una vez salió, el procesado le propinó un puñetazo en la cara y sacó una navaja que intentó clavarle a la altura del abdomen, que la víctima logró esquivar y refugiarse en el establecimiento.

Durante este episodio, el procesado manifestaba al hombre que iba a acabar primero con su novia y luego con él. Tras estos hechos, el novio de la mujer regresó al primer pub, donde se encontraba ella, por temor a que el procesado pudiera hacer daño a la mujer.

Aproximadamente sobre las 2:12 horas el procesado llegó al local, con un cuchillo de cocina de una longitud de 29 centímetros en total y 16 centímetros de hoja, que sujetaba con un pañuelo de color blanco para que no pudiera ser visible, tuviera mejor agarre y fuera imprevisto su acometimiento, eliminando así cualquier posibilidad de defensa de sus víctimas.

Tras entrar en el establecimiento y con ánimo de acabar con las vidas de su ex pareja y su novio tal y como había anunciado esa misma noche, el procesado se abalanzó rápida y directamente sobre ellos, aprovechando que estaban indefensos y les acometió con él, iniciándose primero un forcejeo entre el procesado y el hombre, en el que se interpuso la mujer, momento en que fue apuñalada en el pecho y el vientre.

Seguidamente, el hombre intentó inmovilizar el brazo del procesado para evitar que siguiera acometiendo a su novia, sujetándolo por detrás, recibiendo a su vez varias puñaladas en las extremidades superiores y en el abdomen.

Como consecuencia de lo anterior, la mujer, de 46 años, fue atendida en el Hospital de Cabueñes, que la derivó al HUCA. Sufrió lesiones de las que tardó en curar 25 días. Le quedaron como secuelas cicatrices. Por su parte, su novio, de 55 años, fue ingresado y atendido en el Hospital de Cabueñes. Tardó en curar 270 días. Le quedaron como secuelas varias cicatrices, dolor en el antebrazo izquierdo y limitación para la extensión activa del quinto dedo de mano izquierda, entre otras.

Los gastos de asistencia sanitaria a la mujer ascienden a 965,36 euros y los del hombre a 2.148,28 euros. El procesado se encuentra por estos hechos en prisión provisional desde el 23 de abril.

La Fiscalía considera que los hechos son legalmente constitutivos de un delito de amenazas y dos delitos de asesinato cualificado por alevosía en grado de tentativa y pide para el acusado penas que suman más de 23 años y 3 meses de prisión. En concepto de responsabilidad civil, el procesado indemnizará con 1.140 euros por las lesiones sufridas y con 10.000 euros por las secuelas; a la mujer, con 11.460 euros por el tiempo invertido en la sanidad de sus lesiones, y con 12.000 euros por las secuelas; y al Sespa, con la cantidad de 965,36 euros por la asistencia prestada a su ex pareja y con 2.148,28 euros por los gastos sanitarios derivados de la atención al novio de esta.