• viernes 27 de enero del 2023

El alumnado asturiano sostiene excelente resultados, sobre la media, en el curso 2020-2021 más allá de la pandemia

img

Impulsar la orientación y también impulsar la Formación Profesional y el Bachillerato General, entre los objetivos del próximo curso

OVIEDO, 14 Jul.

El alumnado asturiano de las enseñanzas no universitarias mantuvo los excelente resultados académicos, sobre la media nacional, a lo largo del curso 2020-2021, el primero terminado a lo largo de la pandemia de la Covid-19.

Unos desenlaces "muy positivos" que patentizan la restauración de la senda de evaluaciones anteriores al confinamiento y conservan la igualdad, según ha destacado la consejera de Educación, Lydia Espina, señalando que se tienen que al esfuerzo de la red social didáctica, tanto alumnado como profesorado y familias.

Espina, del mismo modo, recordó que ese fue el curso de la restauración de determinada normalidad con la "semipresencialidad", en el que se acrecentaron los elementos para establecer medidas inusuales contra la pandemia y remarcar tanto personal como medios especialistas para una "vuelta segura a las salas" tras el confinamiento con la prioridad de "no dejar a ningún alumno atrás".

La consejera ha anunciado el informe 'Desenlaces académicos de la educación asturiana 2020-2021' en rueda de prensa al lado del directivo general de Ordenación, Evaluación y Equidad Educativa, David Artime; el jefe de sección de Evaluación Educativa, Rubén Fernández; y el técnico del área Ricardo Fernández.

La titular de Educación ha señalado que la tasa de promoción al término de Primaria es del 99,06%, la segunda mejor de la última década; y la tasa de graduación en la ESO roza el 89%, siendo el más destacable apunte histórico desde las transacciones educativas, a salvedad del curso del confinamiento (2019-2020), en el que se situó en el 93,4%. El Bachillerato alcanzó una titulación del 88,71% y el porcentaje de capaces en la EBAU de 2021 fue del 96,4%.

En comparación con los datos nacionales y tomando de referencia el curso 2019-2020, Asturias se ubica en los primeros puestos en todas y cada una de las etapas educativas no universitarias en tasa salvaje de población que acaba los estudios. En primer rincón en la ESO (89,8) y Bachillerato (73,1), y seguidamente en Primaria(88,5%), tras Cataluña (93,8).

En la situacion de la FP, Asturias asimismo está sobre la media y ocupa la sexta situación en tasa bárbara de población que titula como Técnico/a (25,8) y en Técnico/a Superior (29,3). Unas cantidades que, más allá de ser consideradas "buenas" desde la Consejería, sí proponen margen de optimización.

En el curso 2020-2021 la titulación en Grado Medio de FP fue del 73,7%, cinco puntos sobre el curso previo, en el que el confinamiento por la pandemia había dejado sin llenar las prácticas de estos estudios. Lo mismo sucede en las titulaciones de Grado Superior, con una titulación neta del 70,1%, 15 puntos porcentuales mucho más que el curso previo.

Impulsar la Formación Profesional va a ser entre los objetivos del Gobierno autonómico para los próximos tutoriales, según apuntó la consejera, que asimismo ve como positivo el nuevo Bachillerato General que se ha ofertado a todos y cada uno de los centros asturianos y cuyos datos de inscribe se van a conocer en unos días.

Para proseguir progresando desenlaces y sugerir una capacitación mucho más adaptada, desde el Principado se apuesta asimismo por impulsar la orientación didáctica con refuerzo de personal.

La intención es, según ha dicho Espina, ajustar la educación y tener en consideración el contexto. En ese sentido, ha negado que a lo largo de la pandemia se hayan achicado contenidos sino se han amoldado las maneras de trabajar a la coyuntura.

En este sentido considera, además de esto, que la LOMLOE --que va a arrancar en el mes de septiembre para los tutoriales impares-- repercutirá "de forma positiva" en la manera de prosperar la motivación del alumnado y la forma de estudiar y conseguir competencias.

El informe examina asimismo los desenlaces con visión de género. Los datos apuntan que las pupilas, por norma general, muestran mejores desenlaces académicos que los estudiantes y esas diferencias tienden a acrecentar conforme se avanza en la escolaralización.

En 6º de Primaria la diferencia es del 0,1%; en 4º de la ESO del 4,4%; y en 2º de Bachillerato se ubica en un 4%. Unas cantidades que, según Rubén Fernández tienen la posibilidad de detallarse mucho más por las reacciones evaluadas --las pequeñas tienden a ser mucho más ordenadas y muestran menos inconvenientes de accionar que los pequeños-- que por causantes cognitivos, puesto que las pruebas objetivas de diagnóstico prueban que no hay diferencias por sexos, salvo en entendimiento lectora, en las que las pequeñas consiguen mejores notas.

Más información

El alumnado asturiano sostiene excelente resultados, sobre la media, en el curso 2020-2021 más allá de la pandemia