El Gobierno del Principado desembolsa más de 700.000 euros este año por daños ocasionados por el lobo

El Gobierno del Principado desembolsa más de 700.000 euros este año por daños ocasionados por el lobo

El gobierno de Asturias ha llevado a cabo la tramitación de 573 expedientes desde agosto, y se han pagado un total de 266.382 euros en indemnizaciones por daños causados por el lobo. Además, se espera que en los próximos días se realice otro pago de 173.036 euros. En total, durante este año se han pagado 656.909 euros en indemnizaciones por 1.550 expedientes.

El consejero de Medio Rural y Política Agraria del gobierno asturiano, Marcelino Marcos Líndez, ha destacado estos datos durante la reunión del Comité Consultivo del Plan de Gestión del Lobo. Según Líndez, desde que asumió el cargo, ha trabajado para agilizar al máximo las indemnizaciones por daños del lobo. Además, se compromete a equiparar la cantidad pagada por daños causados por osos a la pagada por daños causados por lobos, ya que actualmente hay una diferencia de entre un 20% y un 10% menos.

En 2022, la Consejería de Medio Rural y Política Agraria indemnizó con casi un millón de euros los daños causados por el lobo en las ganaderías asturianas. Los pagos aumentaron de 784.192 euros en 2021 a 927.211 euros el año pasado debido al incremento de los ataques. Durante ese año, los lobos mataron a 3.115 animales, lo que representa 394 más que en el año anterior. Los grupos de animales más afectados por los ataques del lobo fueron los caballos (1.046 ejemplares), los bovinos (962), los ovinos (832) y los caprinos (271), además de 4 perros.

Marcelino Marcos Líndez ha expresado nuevamente su rechazo a la "sobreprotección" del lobo ibérico y su inclusión en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre). En el informe sobre la población del lobo ibérico en Asturias correspondiente a 2022, se revela que en la comunidad hay 40 manadas, 35 de las cuales son grupos reproductores. Estos datos han sido enviados a la Comisión Europea y al Gobierno de España con el objetivo de flexibilizar la política de protección del lobo y permitir la aplicación del plan de control de Asturias en su totalidad, evitando perjuicios a la ganadería y a las zonas rurales. Según Líndez, el lobo no está en peligro de desaparecer en absoluto.

Actualmente está vigente el programa anual de actuaciones de control 2022-2023, que incluye medidas preventivas, marcado de radio, censos e indemnizaciones por daños, entre otras iniciativas. Sin embargo, desde la inclusión del lobo en el Lespre, no es posible cazar ejemplares de forma individual, ya que el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico considera que la especie se encuentra en un estado de conservación desfavorable en Asturias.

Ante el aumento de la población de lobos en la comunidad en los últimos años, Marcelino Marcos Líndez espera que en 2024 el gobierno de España considere favorable la situación de esta especie y permita nuevamente su caza. Por esta razón, el Ministerio de Medio Rural ya está trabajando en el programa de actuaciones de control para el próximo año.

Según Líndez, la decisión del gobierno de España de incluir al lobo ibérico en el Lespre fue "totalmente anómala", ya que se basó en datos de 2014.

Categoría

Asturias