• viernes 27 de enero del 2023

El Gobierno protege el miércoles sus Presupuestos y confía en sobrepasar con holgura su primera votación

img


Los asociados han renunciado a enseñar enmienda a la integridad y aguardan la negociación para elegir su voto final

MADRID, 23 Oct.

El Gobierno defenderá este miércoles en el Pleno del Congreso de los Diputados el emprendimiento de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023 y encarará el primer examen parlamentario a su emprendimiento, la votación de integridad, para la que espera una victoria holgada reeditando la mayor parte presupuestaria que le permitió sacar adelante las cuentas los un par de años precedentes.

Todo ello para negar las enmiendas a la integridad que han registrado el PP (88 miembros del congreso de los diputados), Vox (52), Ciudadanos (9), Junts (4), la CUP (2), Foro Asturias (1) y los 2 exdiputados de UPN de la coalición Navarra Suma, a los que se sumará en la votación el exdiputado de Cs Pablo Cambronero, que viene dentro en el Grupo Mixto. Representan a 159 miembros del congreso de los diputados, que son deficientes para tumbar las cuentas.

Estas enmiendas comenzarán a debatirse el próximo miércoles 26. A partir de las 12.00 horas, la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, va a subir a la tribuna del hemiciclo para proteger el emprendimiento, y tras una pausa el Pleno se reiniciará a las 15.00 horas, con los conjuntos que solicitan la devolución del Presupuesto, de mayor a menor.

El enfrentamiento seguirá, prolongándose hasta el jueves, con el resto de conjuntos, asimismo de mayor a menor a salvedad del PSOE, que va a cerrar el enfrentamiento. A su conclusión, se votarán las enmiendas a la integridad, todas y cada una juntas en tanto que solicitan lo mismo: devolver el emprendimiento al Gobierno y tumbar la tramitación de las cuentas. Para sobrepasar esta votación el Ejecutivo precisa negar estas enmiendas por mayoría fácil.

El PP justifica su enmienda en que las cuentas son "completamente irreales y electorales", con una previsiones "superadas", al paso que Vox los ha calificado de "irresponsables, despilfarradores y extraños a la verdad de los españoles". Ciudadanos ha centrado su rechazo en la subida al IPC de las pensiones que ve "insolidaria y también insostenible".

Todos ellos cargan contra los números de Hacienda apoyándose en las inquietudes del Banco de España y la AIReF sobre las previsiones de desarrollo el año próximo, y por no integrar en las cuentas la posible prórroga de medidas contra la crisis de costos, que sí se contempla en el Plan Presupuestario enviado a la Comisión Europea.

Pese a que las formaciones que han renunciado a registrar su enmienda son mayoría, múltiples de ellas ahora han sobre aviso de que esta resolución no predispone ningún sentido de voto, que dejan a cargo de de qué forma evolucionen las negociaciones abiertas.

Es la situacion de Esquerra Republicana (13 votos), EH-Bildu (5), el PDeCAT (4) o el BNG (1), que justifican no enseñar enmienda en este momento para ofrecer margen a estas negociaciones, pero sin descartar votar en contra en el momento en que llegue el instante de elegir la aprobación o no de las cuentas.

Es mucho más, Bildu ahora dejó claro al Gobierno que "no debe ofrecer por hecho ningún ámbito" y que "todas y cada una de las opciones prosiguen el día de hoy abiertas". Incluido el voto en contra el jueves. En todo caso, admite que las negociaciones "se han acentuado" y "avanzan", pero ha instado al Gobierno a asumir "que las fuerzas soberanistas de izquierda que conforman la mayor parte plurinacional y progresista son indispensables". "No hay opción alternativa que no pase por la concurrencia de los soberanistas y también independentistas vascos y catalanes", reclama.

ERC se ubica "lejísimos de poder aprobar las cuentas" y espera la negociación para conseguir novedades "estructurales rigurosos" en vivienda, energía, financiación autonómica y local, fiscalidad y la ejecución de inversiones, para las que solicita mecanismos de cumplimiento. Asimismo eleva a "indispensable" producir "condiciones de seguridad para sostener vivas las negociaciones en marcha".

Por su parte, la resolución del PNV (6 miembros del congreso de los diputados) de no enseñar enmienda a la integridad se genera tras lograr un convenio con el Gobierno para actualizar el cupo autonómico con el País Vasco "en exactamente los mismos términos y factores" que el acordado con el Gobierno de Mariano Rajoy en 2017, exactamente asimismo para sacar adelante la votación de integridad de unos Presupuestos Generales del Estado ese año.

En todo caso, su representante parlamentario, Aitor Esteban, informó que la negociación prosigue "abierta" en otros temas y expresó su seguridad en que las diálogos logren ofrecer "sus frutos en próximos días" con apariencia de nuevos pactos.

El PDeCAT, de su lado, explicó que "abortar la tramitación de los Presupuestos en este momento, en plenas negociaciones, no es la actitud mucho más responsable", al paso que el BNG se mostraba "abierto a hablar con el Gobierno para negociar y progresar el emprendimiento", sin estimar aclarar en cualquier caso su sentido de voto la semana próxima.

Desde Más País-Equo (2 miembros del congreso de los diputados) y Compromís (1) descartaban por adelantado enseñar enmienda y confirmaban que las negociaciones con el Ejecutivo seguían, al tiempo que el PRC ahora aceptó desde la aprobación de las cuentas en Consejo de Ministros su intención de negociar enmiendas con el Gobierno, superada la etapa de integridad.

Teruel Existe (1) ahora ha sobre aviso al Gobierno su intención de supeditar el voto a las ayudas a compañías establecidas en zonas despobladas. Finalmente, Coalición Canaria (2 miembros del congreso de los diputados) anunció que se abstendrá en la votación de integridad, esperando de proseguir negociando con el Gobierno, que podría sumar un nuevo aliado a su mayoría presupuestaria.

Más información

El Gobierno protege el miércoles sus Presupuestos y confía en sobrepasar con holgura su primera votación