Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El Grupo Unicaja prevé un crecimiento del 1,6% para la economía asturiana en 2022 y 2025.

El Grupo Unicaja prevé un crecimiento del 1,6% para la economía asturiana en 2022 y 2025.

¡Asturias está en camino hacia un futuro próspero en términos económicos! Según el informe 'Previsiones Económicas de Asturias', elaborado por Analistas Económicos de Andalucía, se espera que el Producto Interior Bruto (PIB) de la región aumente en un 1,6% en 2024. Estos datos provienen de una fuente confiable y reconocida, la sociedad de estudios del Grupo Unicaja.

Con miras al 2025, las proyecciones iniciales también indican que la economía asturiana mantendrá un crecimiento del 1,6%. En 2023, experimentó un incremento del 1,7%, superando las estimaciones de AIReF. En ese último trimestre, el PIB creció un 0,5%, evidenciando una tendencia al alza que refleja el robusto desempeño económico.

En términos de demanda, los indicadores vinculados al consumo privado han mejorado, apoyados en un aumento del empleo y un aumento en las ventas minoristas. A su vez, la inversión en maquinaria ha mostrado signos de desaceleración, mientras que la inversión residencial en Asturias ha sido destacable, siendo la única región con un aumento en las compraventas de viviendas en 2023.

Las exportaciones de bienes han superado los 6.200 millones de euros en 2023, experimentando un crecimiento del 1,5%. Este aumento se ha atribuido a diversos sectores, como los bienes de equipo, productos energéticos y materias primas. Sin embargo, las exportaciones de semimanufacturas han disminuido, en parte debido a la caída de los precios.

En el ámbito de la oferta, el crecimiento económico en 2023 se sustentó principalmente en los servicios de mercado y la construcción, mientras que la actividad industrial ha mostrado un menor dinamismo. A nivel laboral, el empleo en Asturias se ha mantenido resiliente, con un incremento del 4,6% en términos interanuales.

Las proyecciones para 2024 sugieren que el PIB de Asturias seguirá creciendo a un ritmo del 1,6%. Asimismo, se espera un aumento del empleo del 1,5%, con un foco especial en los sectores de servicios y construcción. Paralelamente, se prevé una disminución en la tasa de desempleo, situándola en un 11,6% en promedio durante el año.

De cara a 2025, las estimaciones iniciales apuntan a un crecimiento del 1,6% para la economía asturiana, con un aumento del empleo del 1,2%. La incertidumbre en torno a las tensiones geopolíticas y sus efectos en las cadenas de suministro y los precios continúan siendo un factor a considerar en las perspectivas de crecimiento.