Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El INE prevé una disminución de 41.546 habitantes en Asturias en los próximos 15 años.

El INE prevé una disminución de 41.546 habitantes en Asturias en los próximos 15 años.

La población del Principado de Asturias experimentará una disminución del 4,1 por ciento en los próximos 15 años, lo que se traduce en 41.546 habitantes menos, llevando la cantidad total de habitantes de 1.008.874 a 967.328 en 2039. Estas cifras fueron reveladas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) este lunes, indicando la posible evolución demográfica si se mantienen las tendencias actuales.

Según las proyecciones, Asturias se posiciona como la región que perderá más población en España, a pesar de que a nivel nacional se espera un aumento de 5,12 millones de habitantes. Se estima un saldo vegetativo negativo durante varios años, acompañado de un saldo migratorio exterior que coloca a Asturias como la tercera comunidad con el saldo más bajo, con 74,9 migrantes por cada mil habitantes.

A nivel nacional, se proyecta un aumento de la población en España hasta alcanzar los 54,6 millones de habitantes en 2074, con un incremento de casi 6 millones de personas en 50 años. Este aumento se debe principalmente a la migración internacional, ya que el saldo migratorio positivo contrarrestará el saldo vegetativo negativo.

El INE detalla que se espera un saldo migratorio positivo que contribuirá a un aumento de la población en España, especialmente en los primeros años proyectados. Por comunidad autónoma, se prevé un crecimiento en 13 y una disminución en cuatro de ellas en los próximos 15 años, con los mayores aumentos en Baleares y la Comunidad Valenciana, y los mayores descensos en Asturias y Extremadura.

La proyección también indica que el número de nacimientos podría comenzar a aumentar levemente a partir de 2024 y seguir creciendo hasta 2042, aunque entre 2024 y 2038 se esperan alrededor de 5,5 millones de nacimientos, un 8,7% menos que en los 15 años anteriores. A pesar de posibles aumentos en el futuro, los nacimientos seguirían por debajo de las defunciones en general.

En cuanto a la esperanza de vida, se prevé un aumento significativo tanto en hombres como en mujeres, con una población centenaria que se multiplicaría considerablemente en casi 50 años. A pesar de estos avances en longevidad, el número de defunciones seguiría aumentando hasta alcanzar un pico en 2065, para luego descender ligeramente.

Estas proyecciones se basan en consultas a demógrafos de toda España, con el objetivo de establecer hipótesis sobre el comportamiento futuro de los parámetros demográficos. A pesar de los desafíos y cambios proyectados, España sigue enfrentando retos demográficos significativos en las próximas décadas.