Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El ISPA se une a un ensayo de terapia celular para combatir el sarcoma en niños.

El ISPA se une a un ensayo de terapia celular para combatir el sarcoma en niños.

El grupo de Inmunología Traslacional del Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA), junto a profesionales del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), llevarán a cabo un ensayo de terapia celular para el tratamiento de sarcomas avanzados en pacientes pediátricos a partir del próximo mes de febrero.

Este ensayo, que ha sido precedido por más de seis años de trabajo conjunto entre profesionales del Hospital Universitario La Paz, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), el Instituto de Salud Carlos III y la Fundación CRIS contra el cáncer, es considerado como "pionero" a nivel mundial. El objetivo principal es tratar a niños, adolescentes y adultos jóvenes con sarcoma avanzado, un tipo de tumor altamente agresivo y con tendencia a desarrollar metástasis. El ensayo ya ha demostrado resultados positivos en ratones.

El ensayo utilizará la terapia celular "CAR-T", la cual modifica los linfocitos T para que puedan identificar y atacar las células tumorales. Una particularidad de este ensayo es que se empleará un CAR-T alogénico, es decir, células que no provienen del propio paciente, sino de un donante parcialmente compatible. En este caso, los donantes serán familiares de los pacientes. Normalmente, en las terapias CAR-T, las células T se obtienen de la sangre del propio paciente y se modifican en el laboratorio al añadirles un gen receptor llamado CAR, el cual facilita que las células T se adhieran a un antígeno específico presente en las células cancerosas. Posteriormente, estas células CAR-T se reintroducen en el paciente.

El grupo de Inmunología Traslacional del ISPA, coordinado por Carlos López y Beatriz Suárez, se encargará de verificar si las dianas del tratamiento CAR-T están presentes en el osteosarcoma de los pacientes o si las células cancerosas han adquirido mecanismos de escape para evadir el tratamiento. El receptor utilizado en este ensayo se llama CAR-T NKG2D.

Carlos López Larrea, catedrático de Inmunología y antiguo jefe del servicio en el HUCA, destaca que el receptor CAR-T es capaz de reconocer al menos seis dianas distintas, las cuales están relacionadas entre sí. Sin embargo, estas dianas desarrollan mecanismos de escape para evitar ser reconocidas por el sistema inmunológico. En este ensayo, se buscará promover que estas dianas permanezcan en el tumor y sean visibles para la terapia CAR-T.

El objetivo final de este proyecto es demostrar la seguridad de la terapia CAR-T, determinar la dosis adecuada y responder a preguntas de investigación que permitan diseñar un ensayo clínico que respalde la eficacia de este receptor.

Para llevar a cabo el ensayo, se han establecido dos vías de investigación, cada una con nueve pacientes. A los nueve primeros se les administrará tratamiento sistémico, mientras que al otro grupo se le administrará tratamiento sistémico e intratumoral con las células portadoras de los receptores. El objetivo será evaluar la seguridad del CAR-T, su capacidad de llegar al tumor e infiltrarlo, su capacidad de persistir en el microambiente tumoral y, finalmente, su eficacia.