Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El líder asturiano, Barbón, busca convertir Asturias en un importante destino turístico sin renunciar a sus encantos naturales y culturales.

El líder asturiano, Barbón, busca convertir Asturias en un importante destino turístico sin renunciar a sus encantos naturales y culturales.

El presidente del Gobierno del Principado de Asturias, Adrián Barbón, ha expresado su deseo de que Asturias se convierta en una potencia turística en el año 2024, sin perder su encanto natural y cultural. En su mensaje de fin de año, grabado en Cudillero, Barbón ha destacado la importancia de la reciente inauguración de la variante ferroviaria de Pajares, que conecta Asturias con la meseta, como un hito histórico que simboliza el comienzo de una década de cambios. Además, ha mencionado que la llegada de la alta velocidad ha generado más de 100,000 billetes vendidos y su objetivo es convertir a Asturias en un destino turístico durante todo el año sin poner en peligro su patrimonio.

Barbón también ha señalado que la llegada de la alta velocidad impulsará el crecimiento económico al facilitar el transporte de mercancías. El presidente tiene como objetivo convertir al Principado de Asturias en el polo logístico del Cantábrico, aprovechando el potencial de los puertos de Gijón y Avilés y el desarrollo de la Zona de Actividades Logísticas de Asturias (Zalia).

En cuanto a la oficialidad del asturiano y el eonaviego, Barbón ha expresado su deseo de alcanzar un gran pacto por la conservación y el uso de estas lenguas, abriendo el camino hacia su oficialidad.

En relación a la situación nacional, el presidente ha afirmado que la solidaridad y la igualdad deben ser pilares fundamentales en la Constitución, refiriéndose a cuestiones como la quita de la deuda autonómica o la futura negociación para la reforma del sistema de financiación. Además, ha enfatizado que su gobierno exigirá el cumplimiento de compromisos como el plan de cercanías ferroviarias, el Corredor Atlántico y el avance de la autopista del Suroccidente, rechazando cualquier decisión que los perjudique.

Por último, Barbón ha hecho un llamamiento a la concordia y la convivencia, destacando la importancia de no fomentar el acoso y la violencia en la política. Ha enfatizado que su gobierno se basará en el respeto, el diálogo y la búsqueda de acuerdos, evitando la descalificación y la toxicidad política. A pesar de las dificultades persistentes, el presidente se muestra optimista y destaca la reducción del desempleo, el fortalecimiento empresarial, la revitalización del medio rural, la mejora de los servicios públicos y el impulso demográfico como preocupaciones constantes de su gobierno.