• viernes 27 de enero del 2023

El nuevo plan del Principado garantizará el saneamiento integral para todos y cada uno de los núcleos de sobra de cien pobladores

img

OVIEDO, 2 Sep.

El Consejo de Gobierno del Principado de Asturias ha aprobado este viernes el Plan Director de Saneamiento y Depuración de Aguas del Principado (2020-2030), que prevé una inversión de 478 millones para seguir en la adecuada obtenida y régimen de las aguas residuales urbanas y en la supresión de los vertidos colectivos sin depuración, con el propósito de asegurar "el saneamiento integral para todos y cada uno de los núcleos de sobra de cien pobladores".

Así lo indicó en rueda de prensa el vicepresidente del Gobierno y asesor de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, quien ha remarcado que el nuevo plan desarrollará actuaciones en los 78 concejos y va a contar con mucho más de 478 millones de euros para inversiones hasta 2030, 324 millones aportados por el Principado y 155 por la administración central.

Cofiño, que compareció en Arriondas al lado de la representante del Gobierno, Melania Álvarez, ha incidido en que la Consejería completará de este modo el régimen de las aguas residuales de todas y cada una de las aglomeraciones urbanas y, con carácter general, de las agrupaciones rurales cuya población pase los cien pobladores.

El archivo incluye medidas para seguir en la supresión de todos y cada uno de los vertidos directos de aguas residuales, con la intención de asegurar la optimización de la calidad del agua de todo el Principado.

El abultado de la inversión, mucho más de 455 millones, se dedicará a la ejecución de un fuerte programa de infraestructuras, con 11 líneas de acción y 248 medidas. Las primordiales se dirigen a la construcción de sobra de cien novedosas instalaciones de saneamiento y depuración, tanto en zonas urbanas como rurales.

Igualmente, se acometerá la ampliación, optimización y renovación de sobra de 60 instalaciones ahora que ya están, ciertas de enorme entidad como la depuradora de Maqua, en Avilés, o la de Gijón Oeste. También se procederá a la extensión de los sistemas recolectores de las áreas urbanas, tal como a la renovación de otros elementos de la red.

Además, el software de infraestructuras tiene dentro distintas medidas destinadas a arrancar nuevos desafíos en temas de economía circular, específicamente la regeneración de aguas residuales para su reutilización o la valorización de lodos, que dejará conseguir bioenergía y biomateriales. Las actuaciones programadas para producir energías renovables se traducirán en una reducción de la huella de carbono, un aspecto de particular relevancia en el presente contexto de cambio climático.

Asimismo, el plan recopila 7 líneas y 38 medidas orientadas a una administración dentro de los servicios del período del agua y a progresar la gobernanza, con medidas como la elaboración de una exclusiva Ley de Aguas o la creación de un Observatorio del Agua.

Este plan, adjuntado con el de abastecimiento, aprobado el mes pasado de enero, fija los objetivos y preferencias para el período del agua en Asturias en esta década. Ambos suman una inversión de unos 1.000 millones. La Administración central cooperará con el Principado en la financiación de distintas actuaciones previstas en los 2 proyectos.

Cofiño ha apuntado que el plan tiene mucha relación con el acuerdo aprobado esta semana por el Consejo de Ministros para autorizar la colaboración entre Acuaes y el Principado para acometer inversiones de abastecimiento por 200 millones de euros.

En ese caso, ha dicho, con el propósito de crear las arterias de conducción de agua desde la cuenca del Narcea hasta el radical oriental de la red social para "asegurar suficiencia de agua" en toda la red asturiana.

Más información

El nuevo plan del Principado garantizará el saneamiento integral para todos y cada uno de los núcleos de sobra de cien pobladores