Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El picudo rojo amenaza a las palmeras en Asturias

El picudo rojo amenaza a las palmeras en Asturias

El Ayuntamiento de Gijón ha demostrado ser una de las administraciones más activas en la lucha contra la plaga que afecta a las palmeras en Asturias.

OVIEDO, 7 Abr.

Las palmeras asturianas están siendo devastadas por el peligroso insecto Rhynchophorus ferrugineus Olivier, originario de regiones tropicales del Sureste asiático y Polinesia, que ha sido catalogado como uno de los insectos más perjudiciales para estas plantas. En 2017 se detectó por primera vez en Asturias y el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) publicó la declaración oficial de la presencia de la plaga.

Desde entonces, numerosas palmeras han sucumbido a las consecuencias de esta plaga, obligando a algunos propietarios a contratar empresas privadas para intentar detener su propagación, lo que implica un coste importante.

El picudo rojo reside y se alimenta dentro de las palmeras, lo que dificulta su detección a simple vista. Fue identificado por primera vez en España en 1994 y se caracteriza por su alta capacidad reproductiva, ya que las hembras pueden poner de 300 a 400 huevos en promedio y completar su ciclo biológico en solo 3 a 4 meses, lo que les permite tener al menos tres generaciones al año.

El Gobierno asturiano no dispone de datos actualizados sobre esta plaga, según confirmaron desde la Consejería de Medio Rural a Europa Press. Los efectos de la plaga pueden observarse en palmeras de Gijón, Villaviciosa, Colunga y Gozón, entre otros municipios.

El Ayuntamiento de Gijón ha enfrentado este problema con determinación, consciente de la dificultad que entraña. Cuenta con un protocolo de actuación específico contra el picudo en parques y jardines.

Según el inventario municipal, en todo el Concejo de Gijón hay alrededor de 4.300 palmeras, aproximadamente 500 de las cuales son de propiedad municipal. La mayoría de las palmeras municipales se encuentran en el casco urbano, con solo unos pocos ejemplares dispersos en espacios rurales.

Ante la evolución de la plaga en 2022 y el incremento de casos observados en propiedades privadas, el Ayuntamiento decidió contratar un servicio especializado en lucha integrada de plagas para optimizar la eficacia de los tratamientos.

A finales de 2022, la plaga se intensificó en los principales grupos de palmeras municipales en el casco urbano de Gijón, debido a las condiciones climáticas estivales y al aumento poblacional de larvas asociado al ciclo biológico del picudo rojo.

La situación empeoró en la primavera de 2023, cuando se observaron palmeras dañadas en diferentes zonas periféricas de Gijón. Se estableció una red de monitoreo municipal para ajustar los tratamientos a las necesidades específicas de la plaga en la ciudad.

A pesar de los tratamientos implementados, en octubre de 2023 y durante el pico de vuelo del picudo rojo, se detectó un gran número de palmeras municipales tratadas que presentaban síntomas de infestación. En algunos casos, se necesitó una reacción de choque y, en otros, la tala de árboles irrecuperables por motivos de seguridad y para evitar la propagación de la plaga.

Tras evaluar los resultados de los tratamientos, se concluyó que estos no fueron tan eficaces como se esperaba, lo que llevó al Ayuntamiento a modificar su protocolo de actuación para el año 2024 en la protección de las palmeras afectadas por el picudo rojo.

El procedimiento de inspección de los ejemplares municipales se inicia con una revisión visual de la copa y la yema, buscando desequilibrios en el desarrollo de las palmas, así como mordeduras o acanaladuras que indiquen la presencia de larvas del picudo rojo en el interior. Según los síntomas encontrados, se determina el tipo de intervención necesaria.

Además, el Ayuntamiento de Gijón ofrece información pública sobre precauciones a tener en cuenta al podar las palmeras, como evitar cortar material verde, realizar tratamientos en momentos específicos y aplicar repelentes o productos fitosanitarios después de cada intervención.