• viernes 31 de marzo del 2023

El PP muestra una reforma fiscal cuyo coste cifra en 176,7 millones y critica el afán recaudatorio de Barbón

img

OVIEDO, 16 Mar.

El candidato del PP a la presidencia del Principado, Diego Canga, ha anunciado este jueves, al lado del diputado Pablo González, las proposiciones fiscales que someterán a estudio y enfrentamiento si llegan al Gobierno y que tienen como propósito prioritario poder la competitividad del Principado. Han ubicado el coste de la reforma fiscal del PP sería de 176,7 millones de euros, un número que es admisible según los 'populares' por el hecho de que Asturias tiene 190 millones de euros mucho más de recaudación gracias a la inflación.

Asegura Diego Canga que el Principado "sale perdiendo por goleada" en lo que a competitividad fiscal tiene relación si se equipara, no ahora con Madrid, sino más bien con las comunidades vecinas. Por ofrece el PP múltiples medidas para "mudar Asturias y contribuir a esos que mucho más lo precisan". "Somos el partido del cambio y el cambio va a ser asimismo a nivel fiscal", dijo Canga.

El diputado Pablo González ha desgranado esas medidas y indicó que la meta es devolver a los asturianos el ahínco que hicieron pagando 200 millones mucho más de causa de la inflación. Por ello contemplan la deflactación de los tres primeros tramos del IRPF para rentas de hasta 33.007 euros.

"Barbón se niega a bajar los impuestos pese a la alta inflación, en frente de otras CCAA aun socialistas, que si lo hicieron", insistió Canga, que ha manifestado que en unos días presentarán las proposiciones concretas para los autónomos.

También ofrece el PP la supresión de Donaciones y Sucesiones para ascendentes y descendientes sin límites. Como ejemplo pusieron el de un asturiano de 55 años que recibe de su padre en herencia una vivienda valorada en 300.000 euros, una finca valorada en cien.000 euros y recursos de cien.000 euros que pasaría de abonar los 19.633 euros que paga con el presente Gobierno de Barbón a abonar 196 con el gobierno del PP.

Así mismo recopila la iniciativa del PP la supresión gradual de los impuestos propios que sostiene el Principado, al paso que otro bloque de proposiciones tienen por propósito "beneficiar la conciliación". Ahí se tienen dentro novedosas deducciones y revisión de las presentes siempre y en todo momento ligadas a condiciones de renta en costos de familias con mayores dependientes a su cargo; en cuidadores expertos para hijos de 0 a 3 o en adquisición de material escolar.

Un tercer bloque de medidas que están enfocadas a realizar en frente de los inconvenientes demográficos y se dirigen a esos concejos bajo riesgo de despoblación y ligadas al empadronamiento, un total de 49 de los 78 asturianos.

Entre otras medidas se ofrece remover el IBI en el momento en que se esté empadronado en la vivienda o se explota en esos concejos entre 5.000 y 20.000 pobladores y bajo riesgo de despoblación a nuevos habitantes, a lo largo del primer año, y a todos y cada uno de los inmuebles de empleo empresarial privado y para la integridad de habitantes en concejos con menos de 5.000 pobladores.

A todas y cada una estas proposiciones suma el PP otro bloque de medidas que procuran ofrecer sencillez a la inversión extrajera y a la proyectos estratégicos. Aquí se expone por servirnos de un ejemplo la deducción del 30% de la inversión --hasta en 5 años-- a inversores que, teniendo el hogar fuera de España en los últimos 5 años, trasladen residencia fiscal a Asturias.

"Alfombra roja para quien desee invertir en proyectos estratégicos en Asturias", indicó Pablo González, que puso como un ejemplo el "modelo Málaga".

Más información

El PP muestra una reforma fiscal cuyo coste cifra en 176,7 millones y critica el afán recaudatorio de Barbón