• miércoles 07 de diciembre del 2022

El Principado reintegrará a los municipios en 2023 el nuevo impuesto a los restos municipales

img

OVIEDO, 19 Sep.

El Gobierno de Asturias revertirá a los municipios en 2023 el nuevo impuesto que gravará con 40 euros, desde el 1 de enero, cada tonelada de restos municipales mezclados que van al vertedero del Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (Cogersa). La cuantía de los capital que proceden de este tributo se cree en unos diez millones el año próximo.

Así lo anunció el vicepresidente y asesor de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, a los integrantes de la comisión encargada del consorcio, que este lunes mantuvo una asamblea para investigar la iniciativa de capitales de la entidad para 2023. A la asamblea asimismo han asistido la viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí, y la gerente de Cogersa, Paz Orviz.

Aunque el impuesto no posee carácter finalista, el Ejecutivo autonómico tomó la resolución de destinarlo a los municipios mediante los Presupuestos Generales del Principado, con el propósito de reducir su destacable encontronazo en las cuentas municipales, en tanto que los 40 euros del gravamen se aúnan a los 27 euros del coste de régimen por tonelada de basura mezclada (bolsa negra), entre los menores que se aplica en las comunidades autónomas.

El abultado del retorno de los fondos se efectuará a través 2 vías: la bonificación de los costos de administración de los puntos limpios, que hoy en día cargan sobre las arcas municipales, y ayudas directas a los concejos para compensar el importe de la obtenida y el transporte de restos.

El impuesto es de app obligada por la ley estatal de restos para una economía circular, que tiene dentro noticiosos instrumentos económicos para impulsar el reciclaje de restos y la restauración de elementos.

Cogersa, como administrador del vertedero, actuará como sustituto del contribuyente y procederá a la liquidación del impuesto frente a la Agencia Estatal Tributaria que, por su parte, lo ingresará en la caja única de la red social autónoma.

El vicepresidente ha recordado que la ley de restos establece que, "en app del principio de que quien contamina paga, en 2025 todos y cada uno de los municipios van a deber aprobar una tasa concreta, distinguida y no deficitaria, que deje establecer sistemas de pago por generación y que refleje el coste real, directo o indirecto, de las operaciones de obtenida, transporte y régimen de los restos". La cuota va a poder tomar en consideración reducciones en los presuntos de prácticas de compostaje familiar o comunitario y en la obtenida separada de biorresiduos. En ese año, los municipios van a deber hacer llegar al Principado esas tasas, tal como los cálculos usados para su confección.

En este sentido, Cofiño ha insistido en que el sendero para achicar la factura "pasa por proseguir continuando en el promuevo de la prevención, la reutilización, la obtenida separada, y el reciclado de los restos".

Más información

El Principado reintegrará a los municipios en 2023 el nuevo impuesto a los restos municipales