• sábado 4 de febrero del 2023

El Supremo considera ataque a la privacidad femenina mandar sin permiso la fotografía de un pecho desvisto

img

Comprende que esa una parte del cuerpo forma parte a la intimidad de la mujer y solo puede ser aparente "por su intención"

OVIEDO/MADRID, 28 Jul.

El Tribunal Supremo (TS) ha anulado una absolución y ha culpado a multa a un hombre por revelación de misterios, delito que cometió al mandar sin permiso una foto de su exnovia relativamente desviste, con el pecho al descubierto, condición mucho más que bastante, a juicio de los jueces, para vulnerar su privacidad.

"Si bien el desvisto sea únicamente del torso, y no de cuerpo entero, se ve puesto en compromiso el bien jurídico protegido", esto es, "el ataque contra la privacidad de la denunciante", afirma la Sala de lo Penal del Supremo en una sentencia obtenida por Europa Press.

Con esta resolución, el Supremo echa para atrás la absolución acordada por la Audiencia Provincial de Oviedo, que había dado la razón al hombre. Así ya que, el TS restituye la sentencia del Juzgado de lo Penal Número 4 ovetense, que lo castigó a abonar 2.168 euros de multa y 500 euros de indemnización a la mujer, tal como a no poder estar comunicado o arrimarse a menos de 500 metros de ella en un par de años.

La Audiencia Provincial declaró inocente al hombre al estimar que la fotografía mandada no era suficientemente grave para perjudicar a la privacidad de la mujer, amparándose en que la única parte que aparecía desviste era el pecho. Sin embargo, "lo realmente esencial es que el desvisto es expresión indudable de la privacidad personal", ha concluido en este momento el Supremo.

Denunciado y denunciante fueron pareja a lo largo de prácticamente un par de años. Un día de diciembre de 2017, pocos meses tras poner los dos fin a su relación, el hombre mandó la fotografía de su expareja con el pecho al descubierto a una amiga a fin de que se la hiciese llegar con la intención de "criticar su peso". El culpado tenía esa imagen en su móvil pues la denunciante se la había enviado siendo novios.

El magistrado y ponente Julián Sánchez Melgar, que valora una "minusvaloración de la privacidad" en la resolución absolutoria de la Audiencia de Oviedo, apunta en esta sentencia, del pasado 11 de julio, que "las mamas de la mujer son partes que afectan a la esfera íntima de exactamente la misma, perceptibles únicamente por su intención, si este fuera su deseo", situación "que no lo era" en un caso así.

La mujer fue quien se había hecho la fotografía, "de indudable expresión sexual y relativa a la privacidad de la víctima", y se la había mandado a él en el momento en que eran pareja. A este respecto, el Supremo señala que da lo mismo quién fuera el creador de la imagen, si él o ella.

Dos de los cinco jueces del prominente tribunal, Antonio del Moral y Javier Hernández, se han descolgado de la opinión mayoritaria para producir un voto especial, en el que resaltan que fue la denunciante quien había facilitado la fotografía a su entonces novio y hablan de que la difusión de la imagen se limitó a un individuo, que era su amiga.

En determinante, los jueces oponentes consideran que el envío a un tercero de la fotografía íntima de un individuo que ha entregado "de manera voluntaria" esa instantánea está fuera de la revelación de misterios, pero pudiese ser un delito contra la integridad ética.

Más información

El Supremo considera ataque a la privacidad femenina mandar sin permiso la fotografía de un pecho desvisto