Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El tribunal respalda el despido de 180 empleados de Duro Felguera por falta de dolo o intimidación.

El tribunal respalda el despido de 180 empleados de Duro Felguera por falta de dolo o intimidación.

El Tribunal Supremo ha emitido una sentencia en la que rechaza las acusaciones de dolo e intimidación en el despido colectivo de 180 trabajadores de la empresa Duro Felguera. Según el alto tribunal, la compañía proporcionó criterios iniciales, los aclaró posteriormente y los concretó atendiendo a criterios objetivos, lo que desmiente cualquier acusación de irregularidad en el proceso.

El sindicato Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) había presentado un recurso de casación argumentando que el acuerdo de despido colectivo se había alcanzado con dolo, intimidación y abuso de derecho. Además, alegaban que la falta de voluntad negociadora y el incumplimiento de la entrega de documentación por parte de la empresa invalidaban el despido.

El periodo de consultas entre Duro Felguera y los representantes de los trabajadores comenzó en octubre de 2022, tras la propuesta de la empresa de aplicar un ERE que implicaría 208 despidos en Asturias y 40 fuera de España. Finalmente, el número de despidos se redujo a 180 y se alcanzó un acuerdo durante el periodo de consultas.

El Tribunal Supremo ha dejado claro en su sentencia que no se ha probado la existencia de dolo, intimidación ni abuso de derecho en el acuerdo de despido colectivo. Además, señala que no se han presentado pruebas que respalden la desafección de cinco puestos de trabajo de Felguera IHI SA como motivo para que uno de los representantes de los trabajadores votara a favor del acuerdo. Tampoco se ha demostrado que este representante fuera ascendido inmediatamente después de firmar el acuerdo ni que se haya dado un trato de favor al secretario del comité y su esposa.

Los magistrados del Tribunal Supremo también afirman que Duro Felguera cumplió con la exigencia de establecer los criterios de designación de los trabajadores afectados por los despidos. Según la sentencia, la empresa proporcionó criterios iniciales, los aclaró y finalmente los concretó atendiendo a criterios objetivos como aspectos financieros, capacitación, polivalencia, desarrollo profesional y formativo, absentismo, valoración del desempeño y necesidades de reconversión industrial.