• viernes 3 de febrero del 2023

Estudiosos definen novedosas claves y metaclaves del envejecimiento y el cáncer

img

OVIEDO, 4 Ene.

Dos estudios liderados por Carlos López-Otín y Guido Kroemer, de las universidades de Oviedo y París, han definido tres novedosas peculiaridades moleculares y celulares que contribuyen causalmente al envejecimiento humano. Además, en un trabajo paralelo, los dos estudiosos agregaron el término de metaclaves en el ámbito biomédico y han definido 4 determinantes recurrentes al envejecimiento y al cáncer. Estos 2 procesos son extensamente considerados como antagónicos, pero el producto revela que tienen ciertos mecanismos equivalentes.

En una investigación anunciado ayer martes 3 de enero en la gaceta de america 'Cell', un conjunto de estudiosos dirigido por los doctores Carlos López-Otín y Guido Kroemer y que incluye a los doctores Manuel Serrano (IRB, Barcelona), María Blasco (CNIO, La capital de españa) y Linda Partridge (Centro Max Planck, Colonia) concluyen que el envejecimiento brotaría de un compendio de 12 procesos moleculares que de forma conjunta contribuyen decisivamente al deterioro celular y servible asociado al paso del tiempo.

Hace una década, estos estudiosos definieron por vez primera las llamadas claves del envejecimiento publicadas en un producto que se titula 'The hallmarks of aging' ('Cell', 2013). En este primer estudio, los autores presentaron una visión integradora de las varias modificaciones latentes al avance del envejecimiento agrupándolas cerca de nueve causantes recurrentes clasificados en tres categorías: primarios, oponentes y también integradores.

Los componentes primarios son los desencadenantes del desarrollo y también tienen dentro la inestabilidad genómica, el acortamiento de los telómeros, las modificaciones epigenéticas y la pérdida de la proteostasis. Los causantes oponentes mencionan a las respuestas del organismo dirigidas a atenuar el daño producido por los componentes primarios.

En principio, estas respuestas son buenas, pero si se exacerban o cronifican, como pasa en la edad tardía, se tornan dañinos para el organismo. Esta categoría incluye la desregulación de los sensores alimenticias, la senescencia celular y la disfunción mitocondrial.

Finalmente, los causantes integradores son los primordiales causantes del fenotipo senescente y también tienen dentro el agotamiento de las reservas de células progenitoras y las modificaciones en los mecanismos de comunicación intercelular.

Ahora, diez años tras esta contribución vanguardista, los continuos y sorprendentes adelantos en el estudio del envejecimiento llevaron a este conjunto de científicos a integrar tres novedosas claves que han alcanzado la relevancia causal bastante para ser consideradas como fundamentales en el avance de este complejo desarrollo biológico: las modificaciones en la autofagia (eficaz desarrollo de reciclado celular y molecular), la inflamación crónica (de intensidad reducida, pero de visibles secuelas para el organismo) y la disbiosis (la pérdida del diálogo conveniente entre el genoma humano y el de todos y cada uno de los microorganismos que nos conviven).

En angosta relación con este producto, la gaceta 'Cell Metabolism' publicó asimismo otro trabajo de López-Otín y Kroemer en el que se introduce el término de metaclaves en el ámbito biomédico y se definen 4 determinantes recurrentes al envejecimiento y al cáncer.

Estos procesos son supuestamente antagónicos, ya que el envejecimiento representa una pérdida continuada de la eficacia biológica, mientras que el cáncer piensa una ganancia aberrante de células que se transforman en entidades ególatras y violentas hasta poner en una situación comprometedora la vida del organismo.

Sin embargo, la disección descriptiva de las bases biológicas de los dos procesos llevó a Carlos López-Otín y Guido Kroemer a ofrecer la presencia de 4 mecanismos recurrentes al envejecimiento y al cáncer: la inestabilidad genómica, las modificaciones epigenéticas, la inflamación crónica y la disbiosis.

El trabajo, en el que asimismo participaron Lorenzo Galluzzi (Weill Cornell Medical Center, Nueva York), David Roiz (Facultad de Oviedo) y Federico Pietrocola (Centro Karolinska, Estocolmo) define aparte de estas metaclaves una secuencia de claves oponentes y bivalentes en el envejecimiento y el cáncer.

Los autores concluyen que la entendimiento descriptiva de los mecanismos implicados en todas y cada una estas novedosas claves y metaclaves del envejecimiento y el cáncer dejará diseñar futuras tácticas de intervención sobre todas ellas, de forma que se logre prosperar la calidad de nuestras vidas y, ocasionalmente, prolongar la longevidad.

Más información

Estudiosos definen novedosas claves y metaclaves del envejecimiento y el cáncer