Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

FADE alerta a los Gobiernos sobre los límites de la empresa y cuestiona las intervenciones excesivas.

FADE alerta a los Gobiernos sobre los límites de la empresa y cuestiona las intervenciones excesivas.

OVIEDO, 24 Ene.- La Presidenta de la Federación Asturiana de Empresarios, FADE, María Calvo, ha manifestado este miércoles que el primer Consejo Ejecutivo del año ha servido para reflexionar sobre la necesidad de abordar en serio los problemas que afectan a la empresa asturiana y ha hecho una llamada de atención a los diferentes Gobiernos para advertir que "la empresa no puede soportarlo todo". Además ha criticado el a su juicio "intervencionismo desmedido" del Gobierno.

"Hay una preocupación porque creemos que la empresa y la actividad empresarial no se está poniendo en el centro de las preocupaciones políticas y se la está cargando con determinadas responsabilidades y costes, pues que muchas empresas, sobre todo las más pequeñas, tendrán dificultades para asumir y yo creo que hay que hacer una llamada a los distintos gobiernos a pensar que la empresa no puede soportarlo todo, que tiene sus dificultades", ha manifestado Calvo en declaraciones a los medios de comunicación.

Se ha referido de manera más concreta Calvo a los problemas que atraviesa la industria asturiana derivados de los costes energéticos, por lo que urgen al gobierno regional que traslade al central que se tome en serio este asunto "no solamente por lo que conlleva en PIB y en empleos para Asturias sino también porque la industria debe ser estratégica para España".

Considera FADE que los costes energéticos son precisamente una de las causas por las que ArceloMittal aún no ha desarrollado el Plan de descarbonización en Asturias. "Desde luego el temor hasta que no se acepte la ayuda y se aborde el proceso está sobre la mesa y los plazos son cada vez más cortos, la empresa vemos cómo está tomando decisiones en otros sitios. Por tanto, yo creo que el motivo de preocupación existe", ha dicho Calvo.

Otra de las preocupaciones de la patronal pasa por el exceso de burocracia, por lo que ha vuelto a reclamar la presidenta de FADE un marco normativo estable sencillo que podamos entender y aplicar con facilidad.

La tercera de las preocupaciones pasa por la dificultad que aseguran están teniendo las empresas para encontrar personal "en prácticamente todos los sectores". Por eso creen que esta legislatura ha de poner el foco en esa cuestión.

"Tenemos varias propuestas en ese sentido y en los sectores donde sea necesario y la ley permita tener trabajadores extranjeros con los mecanismos que la ley ya establece como con visados de formación a raíz de formación o incluso en las ocupaciones que ya han sido declaradas de difícil cobertura, que de verdad se puedan usar esos mecanismos", ha dicho.

Asegura FADE que, si bien es cierto que cada sector tiene sus peculiaridades, el problema de falta de trabajadores es generalizado y consideran que se debe fundamentalmente a que no casa primero la formación que se está dando con la que requieren las empresas.

No cree la patronal que sea una cuestión que tiene que ver con los salarios y condiciones laborales porque asegura Calvo que "obviamente esas condiciones de momento las pactan en convenios entre patronal y sindicatos, con lo cual las condiciones son las que libremente han pactado entre todos".

También se ha mostrado muy crítica la patronal asturiana con el "intervencionismo desmedido" que considera se está viviendo por parte del Gobierno de la nación que "está tomando medidas sin consultar a las empresas y que afectan de lleno a la libertad empresarial empezado por el salario mínimo".

"Ahora pues se habla de las horas, de limitar los sueldos de los trabajadores en los Consejos de Administración de las empresas, una serie de medidas que primero atacan de lleno a la libertad empresarial y yo lo que pediría es más respeto y más confianza y más impulso en la actividad privada", ha dicho.

Calvo se ha referido también al problema del "absentismo laboral" que asegura sufren las empresas y ha indicado que "tiene que haber un equilibrio entre la protección social y las cargas que pueden soportar las empresas y sobre todo dar soluciones".