Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

La presión turística obliga a los Ayuntamientos a imponer restricciones para proteger el patrimonio.

La presión turística obliga a los Ayuntamientos a imponer restricciones para proteger el patrimonio.

El Principado de Asturias ha anunciado nuevas medidas para regular las viviendas de uso turístico, las cuales requerirán una autorización expresa de las comunidades de propietarios.

En caso de que la presión turística supere la oferta o ponga en riesgo el patrimonio natural o cultural, los Ayuntamientos tendrán que implementar medidas correctoras temporales.

Estas medidas incluyen la declaración de zonas como 'turísticamente protegidas', en las cuales se aplicarán limitaciones en diálogo con el Ayuntamiento y el sector afectado.

Además, se prevé la suspensión de la actividad de las viviendas de uso turístico entre seis meses y cuatro años en caso de incumplimiento de la legislación, con sanciones que van desde apercibimientos hasta multas de 150 a 100.000 euros.

Estas medidas forman parte de la reforma de la Ley de Turismo asturiano y del decreto que regula las viviendas vacacionales, anunciadas por la vicepresidenta del Principado, Gimena Llamedo, con el objetivo de promover un crecimiento turístico de calidad y sostenible en Asturias.

Una vez que la nueva ley entre en vigor, las viviendas turísticas existentes tendrán un periodo de seis meses para adaptarse a las nuevas regulaciones. En Asturias, el número de este tipo de alojamientos ha experimentado un considerable aumento en los últimos años.

Además, el Principado establecerá un servicio de inspección turística con más efectivos y una herramienta digital para detectar alojamientos ilegales, en un esfuerzo por mantener el equilibrio en el sector turístico y prevenir problemas relacionados con el acceso a la vivienda.

La vicepresidenta ha destacado el récord de visitantes alcanzado por Asturias en 2023, así como el aumento en la llegada de visitantes internacionales en enero de 2024 y el crecimiento del Aeropuerto. Según Llamedo, Asturias se encuentra en la dirección adecuada, gracias a su conectividad y las campañas de promoción turística.