• domingo 04 de diciembre del 2022

La restauración de la torre gótica de la Catedral destapa un segundo campanario destruido en la Guerra Civil

img

OVIEDO, 14 Jul.

Los 4 meses de trabajos para la restauración de la torre gótica de la Catedral de Oviedo ahora han finalizado, y han desvelado la presencia de un segundo campanario que se situaba en la parte mucho más alta de la torre, destruido completamente a lo largo de la Guerra Civil.

El descubrimiento fue viable merced al hallazgo en la salón mucho más alta de la Catedral de 2 postales de la posguerra, en las que se veían las tres campanas que componían el grupo, y un chato de Luis Menéndez Pidal --arquitecto de la restauración tras la guerra-- en el que figuraban. El deán de la Catedral, Benito Gallego, y el arquitecto solicitado de la restauración, Jorge Hevia, han anunciado este jueves los trabajos de rehabilitación de la torre, que han finalizado en el período pensado para lograr abrirla a visitas turísticas desde el 1 de agosto.

Los trabajos se estructuraron en tres fases, siendo la primera la instalación de iluminación a la entrada y de un pasamanos vertical de 30 metros en todo el paseo de la escalera de caracol que transporta a la aguja gótica, de 184 escalones. Los peldaños que tenían una erosión mucho más profunda fueron reparados, y los que presentaban mejor estado, se sostuvieron.

Posteriormente, se acometieron trabajos de limpieza en el cuerpo de contrapesas, donde se tienen la posibilidad de ver los moldes de escayola de la restauración de la torre llevada a cabo por Luis Menéndez Pidal. En el cuerpo del campanario se abrió la caja del reloj de Ramón Durán, de 1787, para ver su maquinaria. El reloj, por el contrario, no se ha arreglado por la dificultad de su reparación.

"Era una labor ingente", ha reconocido Hevia, en tanto que había que desarmar sus engranajes para llevarlo al taller y regresar a llevarlo a la torre. "Era mucho más razonable transformarlo en un factor de museo", ha defendido. En la salón del campanario asimismo se modificaron los suelos de madera y se limpiaron todos y cada uno de los factores verticales, aparte de adecentar las campanas.

En el cuerpo renacentista de la torre, la salón mucho más alta de exactamente la misma, se han realizado tareas de limpieza, en las que se descubrieron las postales y el chato que patentizaron la presencia del campanario destruido. Este campanario se encontraba relacionado al reloj de Ramón Durán y eran independientes del cuerpo del campanario designado al culto.

Las actuaciones llevadas a cabo en la torre han supuesto un presupuesto de 130.000 euros --cien.000 euros proporcionados por el Ayuntamiento y 30.000 asumidos por la Catedral por el aumento gracias a la crisis del transporte--, y corresponden a la actuación 25 del Plan Director aprobado en 1996 para la restauración de la Catedral.

El deán de la Catedral ha festejado el resultado de la restauración, aseverando que la compañía encargada, ArteDos, "ha rematado todo con perfección". En cuanto al plan directivo de la Catedral, Gallego explicó que quedan atentos, aún sin fecha, los trabajos de restauración de las vidrieras sur.

El emprendimiento se confió al Instituto del Patrimonio Cultural de España, pero tras un cambio en las direcciones, se ha paralizado la actuación. "Veremos si se animan, y si no deberemos realizar otra fórmula y responsabilizarnos nosotros", dijo.

"Con mal", ha reconocido que "no hay fecha" para las proyectos. "Yo pensé que este año era el definitivo, pero en este preciso momento no puedo decirlo", ha lamentado.

Las visitas a la torre van a poder efectuarse desde el 1 de agosto, en conjuntos de hasta 20 personas, y van a ser acompañadas por personal de la Catedral. Las entradas van a tener un coste de 8 euros mediante internet, y de 7 euros en la taquilla de la Catedral. La misma no incluye el ingreso al resto del Conjunto Catedralicio.

La Catedral calcula realizar hasta cinco visitas cada día, con una hora por conjunto y media hora de reposo entre visitas. En todas las tres paradas de la subida --el cuerpo de contrapesas, el cuerpo de campanas y el cuerpo renacentista--, se instaló un panel informativo sobre la torre, con un código QR en el que se puede preguntar toda la información.

Benito Gallego espera que la apertura de la torre sea "un revulsivo" para las visitas a la Catedral. De cara a las previsiones sobre visitantes en verano, el deán resalta que, más allá de que por el momento los datos no alcanzan los registrados en 2019 antes de la pandemia, "se marchan aproximando", con un aumento en las visitas particulares y una mengua en las grupales.

Más información

La restauración de la torre gótica de la Catedral destapa un segundo campanario destruido en la Guerra Civil

Noticias de hoy más vistas