• viernes 27 de enero del 2023

Marcos Líndez demanda "menos autoproclamación constitucionalista y mucho más acatamiento" de la Carta Magna

img

OVIEDO, 5 Dic.

El presidente de la Junta General del Principado de Asturias, el socialista Marcelino Marcos Líndez, ha advertido este lunes de lo "económico" que se puso en la actualidad autoproclamarse 'constitucionalista'. El gerente asturiano ha solicitado "menos autoproclamación constitucionalista y mucho más acatamiento".

Marcos Líndez se pronounció en estos términos en su alegato con ocasión del acto institucional del Día de la Constitución festejado en el Salón Europa del parlamento asturiano.

Ha defendido el presidente de la JGPA que se puede ser con perfección constitucionalista pese a verse crítico o proponer cambios en la Constitución Española de 1978, mientras que se acate.

"Las leyes y la Constitución, como tal, no están para amarlas sino más bien para acatarlas y pienso que el acatamiento es el primordial método, sino más bien el único, para comprender si alguien es constitucionalista o no.", explicó Marcos Líndez.

Cree, no obstante el presidente del parlamento asturiano, que no semejan muy constitucionalistas esos que se apoyan en ella para perseguir intereses particulares o partidistas ni "los que crispan cada día la convivencia de la sociedad de la cual formamos parte, algo que semeja, claramente, opuesto al espíritu democrático que propugna nuestra Carta Magna".

"Enarbolar la bandera constitucional y decir que se tienen que remover las Comunidades Autónomas para regresar a la superada centralización del Estado; no respetar todas las instituciones del Estado, incluida su expresión territorial representada por ayuntamientos y comunidades autónomas, liderados por gobiernos libremente seleccionados en las urnas; no semeja en mi opinión muy constitucionalista", ha apuntado, pidiendo además de esto "menos intolerancia" y "mensajes de odio".

"Menos proclamar de boquilla que soy constitucionalista, usando este término como señal de identidad y como arma arrojadiza en la contienda política y mucho más cumplimiento de los ordenes que manan de la Constitución y de las leyes", ha pedido asimismo, más que nada a los representantes en las instituciones.

Por otro lado, Marcos Líndez se ha referido a una viable reforma constitucional. "Una Constitución, estoy convencido de esto, no puede expresar las pretensiones de siempre", indicó, tras rememorar las diferencias de la sociedad de hoy con la de 1978.

"Pienso que no es recomendable que la Constitución pierda el preciso nexo con la ciudadanía por no emprender reformas primordiales; naturalmente, de forma consensuada y en el contexto de los métodos reglados. Hacerlo no significa, en ningún caso, debilidad o agotamiento de la Constitución y bastante menos del propio sistema democrático, sino más bien todo lo opuesto", ha argumentado el presidente de la JGPA.

A su juicio, en España falta aún cultura y forma de pensar constitucional y prosigue sin comprenderse la reforma como un instrumento para perfeccionarla. "Yo solicito cambios constitucionales, pero no para terminar con el Estado popular y democrático de derecho, sino más bien para perfeccionarlo y acomodarlo a los nuevos tiempos", ha comentado.

Más información

Marcos Líndez demanda "menos autoproclamación constitucionalista y mucho más acatamiento" de la Carta Magna