Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

Nuevo tratamiento en Cabueñes mejora independencia y calidad de vida en pacientes con párkinson

Nuevo tratamiento en Cabueñes mejora independencia y calidad de vida en pacientes con párkinson

El Hospital Universitario de Cabueñes en Oviedo ha implementado un novedoso tratamiento para pacientes con párkinson avanzado, con el objetivo de mejorar su independencia y calidad de vida. Este innovador enfoque consiste en la instalación de una bomba de infusión subcutánea que libera dopamina de forma continua, una sustancia esencial para el control del movimiento.

Los beneficios de este tratamiento son evidentes, ya que el suministro constante de dopamina a lo largo del día ha demostrado mejorar significativamente los temblores, la lentitud y otros síntomas como el dolor, la ansiedad y los trastornos del sueño en los pacientes.

Actualmente, dos pacientes en el área sanitaria V, con base en Gijón, están siendo tratados con este método, el cual podría extenderse a alrededor de 30 personas en la zona. Un equipo de neurólogos evaluará a los posibles candidatos de manera personalizada para determinar la idoneidad de esta terapia, aprobada a principios de año por la Agencia Española del Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

A pesar de que no existe aún una cura para el párkinson, se han logrado avances significativos en terapias avanzadas en los últimos años. Uno de los principales desafíos es identificar marcadores que puedan prevenir o modificar el curso de la enfermedad en personas en riesgo. Estos avances son fundamentales para combatir esta enfermedad neurodegenerativa, la segunda más común después del alzhéimer.

Mañana se celebra el Día Mundial del Párkinson, una jornada dedicada a concienciar sobre esta enfermedad que afecta a un gran número de personas en el mundo. Los síntomas más característicos incluyen temblores, rigidez y lentitud en los movimientos, además de problemas cognitivos, intestinales y del sueño, todos asociados a la disminución de dopamina en el organismo.

El párkinson afecta principalmente a personas mayores, con una prevalencia que aumenta con la edad. En Asturias, se estima que más de 4.000 personas padecen esta enfermedad, una cifra que se espera que crezca en las próximas décadas debido al envejecimiento de la población. Además, en un pequeño porcentaje de casos, alrededor del 10%, la enfermedad puede tener un componente hereditario y afectar a varios miembros de una misma familia.

Es fundamental seguir investigando y desarrollando tratamientos innovadores para mejorar la calidad de vida de los pacientes con párkinson y encontrar formas de prevenir esta enfermedad en aquellos en riesgo. El compromiso de los profesionales de la salud y la concienciación pública son clave para avanzar en la lucha contra esta afección neurológica tan prevalente en nuestra sociedad.