Organización conservadora alerta sobre la "precaria base jurídica" del proyecto de la fábrica de Gas

Organización conservadora alerta sobre la

Alarma vecinal por el impacto de la construcción de viviendas en la zona

OVIEDO, 21 Dic. - La plataforma Fábrica de Gas e Ideas y los residentes afectados por el plan de Patxi Mangado han manifestado su preocupación por la "debilidad jurídica" del proyecto y cómo afecta a los vecinos de la zona, quienes podrían impugnar el proyecto. El plan contempla la construcción de 150 viviendas en los terrenos de la fábrica y sus alrededores.

La empresa Ginkgo, propietaria de la fábrica desde su adquisición en 2022, ha encargado al arquitecto Patxi Mangado la elaboración del proyecto de rehabilitación de la zona. Este proyecto incluye la creación de 150 viviendas en los terrenos. En declaraciones a los medios, el arquitecto Marcos de Balbin ha explicado que el Ayuntamiento tiene previsto modificar puntualmente el Plan general de ordenación para aumentar la edificabilidad y modificar las condiciones de saneamiento, una modificación que, a su juicio, debe estar "ampliamente justificada" y requiere la participación ciudadana.

"No es recomendable hacer cambios sin el acuerdo de los vecinos", decía, porque "si no están debidamente justificados, pueden ser vulnerables desde el punto de vista jurídico". Según el arquitecto, por ejemplo, un vecino que tenía un jardín o patio trasero y se encontrará con un edificio en su lugar, puede sentir que se están violando sus derechos.

En caso de que el Ayuntamiento inicie el proceso de modificación para permitir más viviendas y conservar la nave de la Popular Ovetense, se deberá dialogar con los vecinos y expertos para encontrar la mejor solución.

El arquitecto ha señalado que en 2013 se aprobó otro plan especial para la zona que buscaba preservar en la medida de lo posible, a cargo del arquitecto César Portela. "Se esforzó por salvar lo máximo del conjunto", afirmó, pero el nuevo plan "no solo deja de proteger lo que ya estaba en el plan especial", sino que también "destruirá gran parte del patrimonio que estaba protegido".

El nuevo plan busca duplicar la ocupación de la zona, utilizando no solo el recinto de la fábrica de gas, sino también parte de los edificios y patios de los alrededores. De esta forma, se pasará de los 11.000 metros cuadrados previstos para viviendas a 20.000 metros cuadrados. "Están cometiendo un error", afirmó el arquitecto.

Por su parte, una vecina de la zona, Dominica Cajigal, ha declarado que los vecinos se ven "directamente afectados" por este plan. "No hemos recibido ninguna información", recalcó, más allá de lo que se ha publicado en los medios. "Estamos tratando de organizarnos, informarnos a través de las comunidades de vecinos y, a partir de esa información, actuar como afectados", explicó.

Se trata, según ella, de una gran área de terreno en la que, si se actúa, no solo afectaría a uno o dos edificios. De seguir adelante con el plan, advierte que "muchas viviendas quedarán totalmente oscuras, prácticamente enterradas".

Las viviendas propuestas, añadió, "estarán muy cercanas a lo que hay en la actualidad". Esto se suma a los problemas derivados de la descontaminación de los terrenos. "Como afectados directos, deberíamos ser considerados, informados y ver qué opciones se nos ofrecen", reivindicó.

Tags

Categoría

Asturias