Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

Policía Local de Siero condenado por humillar a un subordinado: 1 año y medio de cárcel

Policía Local de Siero condenado por humillar a un subordinado: 1 año y medio de cárcel

El Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo ha emitido una condena contra un mando de la Policía Local de Siero, sentenciándolo a 1 año y 6 meses de prisión por un delito contra la integridad moral cometido contra un subordinado durante los años 2018 y 2022.

Además de la pena de cárcel, se le ha impuesto la inhabilitación especial para ejercer el derecho de sufragio pasivo durante el período de la condena, así como la prohibición de trabajar como policía. También deberá indemnizar al denunciante con la suma de 9.000 euros.

El fallo indica que el condenado, quien era subinspector de la Policía Local de Siero, sometió a su subordinado, un agente sindicado del Sipla, a constantes actos de humillación y vejación mientras ejercía como jefe accidental en ausencia del comisario.

Según la sentencia, el acusado insultó al agente en un grupo de WhatsApp el 31 de diciembre de 2018, llamándolo "payaso" y "subnormal", y amenazando con agredirlo, lo que llevó a su expulsión del grupo por el administrador.

Tras un expediente disciplinario, el agente estuvo de baja laboral por alrededor de un año a partir de principios de 2019. Sin embargo, al intentar disfrutar de sus vacaciones en 2020, el Ayuntamiento le denegó sus días libres y ordenó su regreso al trabajo, con descuento de salario por los días no trabajados.

A pesar de tener derecho a sus vacaciones según el convenio colectivo, el acusado impidió al agente tomarse su descanso, alegando razones de servicio sin justificación alguna, lo que resultó en la detracción de su sueldo por 20 días de ausencia.

En mayo de 2021, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Oviedo anuló la detracción salarial, mientras que en fechas anteriores se habían colocado carteles ofensivos en la comisaría señalando al acusado por su mal olor corporal.

Adicionalmente, el Ayuntamiento de Siero retiró el arma reglamentaria del agente en 2020 basándose en un informe del acusado sobre una supuesta agresión a otro policía, decisión que fue considerada injustificada y sin fundamento normativo por el fiscal.

Estos episodios llevaron al inicio de un protocolo anti-acoso en el Ayuntamiento y la elaboración de un informe que identificaba conductas de acoso laboral por parte del condenado hacia el agente. Finalmente, el arma fue devuelta al policía por resolución de la Alcaldía en abril de 2020, tras haber sido retirada de manera humillante y sin aviso previo.