• miércoles 07 de diciembre del 2022

Salud comienza la app de la cuarta dosis a las 13.600 personas que viven en viviendas de mayores

img

OVIEDO, 26 Sep.

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha iniciado este lunes la administración de la cuarta dosis contra la covid a las 13.600 personas que viven en centros sociosanitarios y al personal que las atiende. La campaña se alargará hasta el diez de octubre.

Una vez finalizado este primer conjunto de peligro, se va a aplicar el refuerzo al segmento de población de 80 y mucho más años y, ahora, a la plantilla de centros, servicios y establecimientos sanitarios públicos y privados, incluyendo las áreas de trabajo de farmacia.

A partir de entonces, la administración de esta dosis va a ser progresiva para los conjuntos etarios de 60 y 79 años, la gente inmunodeprimidas y otros colectivos de peligro, según indican desde el Gobierno del Principado. El Sespa tiene mucho más de 164.000 dosis de refuerzo de Comirnaty (Pfizer) para comenzar la campaña.

Se notificará a la población sobre cuándo empieza la vacunación de cada conjunto de peligro y sobre los puntos de administración de la profilaxis, a fin de que logren protegerse del coronavirus. El Principado hará una citación proactiva, con lo que no es requisito que los clientes llamen a sus centros de salud.

Por otra sección, el Sespa citará a la población de peligro para la vacuna de la gripe, cuya campaña empezará la segunda semana de octubre. No obstante, adelantará a esta semana la administración de la profilaxis para personas institucionalizadas.

Salud espera la llegada de las primeras vacunas antigripales de los 4 tipos que se aplicarán dependiendo del conjunto de peligro. Se trata de 14.000 dosis reforzadas de alta carga concretas para personas de 60 y mucho más años que radiquen en centros sociosanitarios y de discapacidad. Una vez recibido este primer envío, las dosis en frente de la gripe se administrarán simultáneamente con la vacuna de la covid en las viviendas.

La administración sanitaria sugiere la utilización de mascarilla a quienes muestren síntomas compatibles con una infección respiratoria para eludir los contagios. Al mismo tiempo, destaca la relevancia del lavado recurrente de manos, que asiste para frenar la transmisión de los virus.

Más información

Salud comienza la app de la cuarta dosis a las 13.600 personas que viven en viviendas de mayores