• miércoles 07 de diciembre del 2022

Se dan cuenta un túmulo megalítico de tipología ignota en Asturias y en el nordoeste peninsular

img

OVIEDO, 18 Ago.

El conjunto de investigación arqueológica Llabor de la Universidad de Oviedo descubrió un túmulo megalítico con una tipología hasta la actualidad ignota en Asturias y en nordoeste peninsular. El túmulo del Cuernu, localizado a 1100 metros de altitud, está ubicado en una situación estratégica en el concejo de Balmonte de Miranda.

Con este nuevo descubrimiento, el conjunto Llabor, comandado por la catedrática de la Universidad de Oviedo Margarita Fernandez Mier, concluye este mes los trabajos arqueológicos en el yacimiento del Cuernu, en Vigaña Arceu (Balmonte de Miranda). El propósito de la presente campaña es llenar la investigación sobre la utilización de los pastos de montaña durante la historia.

La maestra Fernández Mier enseña que "lo que parecía una pequeña construcción ganadera ha resultado ocultar un túmulo megalítico con una tipología ignota en Asturias y en el nordoeste peninsular".

El túmulo del Cuernu tiene una situación estratégica desde la que no solamente se controla la gran región de pastos de las brañas de los pueblos de Vigaña, Castañera y Cigüedres, sino asimismo se ve desde la costa asturiana, a la altura de Sotu'l Barcu, hasta las mucho más altas cimas de la Cordillera Cantábrica, de Las Ubiñas al Nevadín.

La directiva de la campaña ha añadido que el túmulo está ubicado en "un espacio favorecido, escogido por nuestros ancestros para efectuar unas prácticas rituales similares con la manera de concebir y explotar el territorio que nos charla de las ocupaciones de los primeros ganaderos de las montañas cantábricas". Durante lo que queda de agosto, se alargarán las intervenciones arqueológicas en la región con el propósito de hallar datar la composición.

A lo largo de la campaña, codirigida por el arqueólogo Pablo López, se pudieron documentar diferentes fases de empleo y refacción del túmulo que muestra como peculiaridad la existencia de diferentes cámaras funerarias excavadas en la roca, ciertas de ellas a una hondura que llega a los 2 metros.

"Esta tipología se distancia de la que muestran los enormes megalitos atribuidos al neolítico final, con lo que estamos trabajando con la hipótesis de que hablamos de una construcción relacionada con el Calcolítico y la Edad del Bronce, periodo de tiempo poco popular en Asturias", ha apuntado Fernández Mier.

La hipótesis está avalada, además de esto, por la proximidad de este megalito al inusual yacimiento de L.linares (Castañera, Balmonte de Miranda), localizado a unos 500 metros de distancia, si bien a menor altitud, 700 metros, y en el que se pudo documentar una secuencia de empleo que comienza en el neolítico final, con fases muy complicadas a lo largo de la Edad del Bronce.

La oportunidad de documentar los sitios de eso familiar adjuntado con los de enterramiento a lo largo del Calcolítico y la Edad del Bronce abre atrayentes vías de investigación sobre la utilización de las áreas de pasto a lo largo de este periodo y dejan reforzar en las prácticas ganaderas desarrolladas con las sociedades de la Prehistoria reciente.

Esta intervención completa los trabajos que durante los últimos 13 años el conjunto de investigación vino construyendo en los sitios de Vigaña y L.linares (Castañera) y que han tolerado marcar la narración de una pequeña red social desde el primer instante de ocupación del territorio, en el Neolítico, hasta esta época.

Más información

Se dan cuenta un túmulo megalítico de tipología ignota en Asturias y en el nordoeste peninsular