Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

Se suspende por tercera vez el juicio al policía de Cangas de Onís acusado de acosar a su compañera

Se suspende por tercera vez el juicio al policía de Cangas de Onís acusado de acosar a su compañera

El juicio al Policía Local de Cangas de Onís acusado de acosar sexualmente a una compañera en 2020 ha sido suspendido debido a la decisión del Tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia. El tribunal ha determinado que no es competente para juzgar el caso y que debe ser remitido a un juez de lo Penal. Esta es la tercera vez que se suspende la vista, alegando "causas mayores".

La Fiscalía sostiene que el caso debería ser juzgado por la Audiencia Provincial, debido a que el acusado es miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los presuntos hechos ocurrieron mientras estaba en servicio.

La abogada de la acusación particular, Laura López, ha expresado la intención de apelar la decisión del tribunal. Según López, en ninguna de las tres citaciones anteriores se planteó la cuestión de si era el foro adecuado para juzgar este caso. Ahora se les informa que el caso será llevado por el juez de lo penal, lo cual genera un retroceso. La letrada señala que el acusado se beneficiará de la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas debido a los defectos en el procedimiento judicial.

La defensa del acusado, a cargo del abogado Javier Díaz Dapena, considera que la decisión del tribunal es coherente, ya que se trata de un tema de competencia judicial y puede ser apelado.

La Fiscalía solicita una condena de 5 meses de prisión para el acusado por acoso sexual, así como medidas de alejamiento y prohibición de comunicación con la víctima por un periodo de 3 años. Además, se pide una indemnización de 3.000 euros por los daños morales causados.

Los presuntos hechos ocurrieron mientras el acusado se encontraba en servicio como Policía Local de Cangas de Onís. En varias ocasiones, el acusado habría tocado y acosado sexualmente a la compañera, quien sufrió angustia, ansiedad y trastornos del sueño a raíz de estos incidentes. La víctima denunció los hechos ante la Guardia Civil después de informar a su jefe en la Policía Local.