• miércoles 07 de diciembre del 2022

Una investigación sobre el terremoto de Lorca concluye que los catastrofes naturales reproducen estereotipos de género

img

OVIEDO, 14 Jun.

Investigadoras de la Universidad de Oviedo han anunciado un trabajo sobre el terremoto de Lorca (Murcia) en 2011 que revela un "doble rasero" en el momento de valorar el papel de hombres y mujeres en el desastre.

Las autoras concluyen que los hombres desempeñan un papel activo en el salve, al paso que, socialmente, las mujeres son vistas, más que nada, como adjudicatarias de la asistencia masculina. El trabajo fué anunciado en la gaceta International Journal of Disaster Risk Reduction, de máximo encontronazo en su área del conocimiento.

Esta investigación fué efectuada por Sandra Dema Moreno, Rosario González Arias y Rocío Pérez Gañán, ámbas primeras pertenecientes del emprendimiento I D i Gender Género, Desastres y Riesgos de la Universidad de Oviedo. Las tres, profesoras del Departamento de Sociología de la Universidad de Oviedo, estudiaron de qué manera actúan la gente dañadas por un desastre y, particularmente, de qué manera encaran la etapa de salve, examinando para esto el alegato emitido por mujeres y hombres personajes principales del terremoto acontecido en Lorca, ciudad de la red social autónoma de Murcia, el 11 de mayo de 2011.

"Entre las causas por la que nos importa emprender este tema es pues hay un imaginario popular, con gran difusión en los medios, que lo relaciona con el despliegue de capacidades y habilidades comúnmente masculinas, como la valentía y la utilización de la fuerza", explicó Sandra Dema Moreno.

"Se trata de trabajos que efectúa esencialmente el plantel técnico de protección civil y bomberos, tal como los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, instituciones todas y cada una ellas muy masculinizadas. Al poner el foco en el salve desde ese criterio especializado y profesionalizado se invisibiliza el género de actuaciones que realiza la población para ponerse seguro y salvar a esas personas que tienen a su alrededor en el momento en que pasa una catástrofe", ha añadido.

El análisis efectuado exhibe que, en el instante en que tiene rincón la catástrofe, hombres y mujeres despliegan una secuencia de acciones de carácter inmediato que van on line con las esperanzas y las representaciones sociales frecuentemente similares con los "habituales permisos de género".

Las diferencias se tienen la posibilidad de detectar tanto en las diferentes acciones que desarrollan hombres y mujeres en el instante de la evacuación y el salve, como en el espacio y en el tiempo en que se realizan y la intención que las incentiva.

"Los hombres se muestran como los primordiales personajes principales de la etapa de salvamento. Sus acciones acarrean la utilización de la fuerza, la valentía, la velocidad y la toma de resoluciones. Buena una parte del alegato masculino se enfoca en la acción del salve, que es contada frecuentemente de manera épica, enseñando los datos vinculados al peligro que aceptan para socorrer vidas", ha señalado Rosario González Arias.

"Más allá de que una parte de las acciones de salve las realizan en el ámbito de la familia o en su ambiente vecinal mucho más próximo, otras las desarrollan en el espacio público, consiguiendo con ellas enorme visibilidad. Y, en varias oportunidades, las salvadas son mujeres, conocidas o ignotas, lo que asiste para reproducir el imaginario simbólico del héroe", ha añadido esta estudiosa.

Las mujeres, por su lado, se combaten a la etapa de salve de forma diferente. Por un lado, "es recurrente que las mujeres sean vistas como sencillos receptoras de la asistencia masculina. Este matiz, lejos de ser menor, desempeña un papel importante en el sistema de relaciones de género, no solo por el hecho de que se ignora el papel activo que desempeñan en el salve, sino se esconde además de esto su aptitud de organización y resiliencia en contextos de urgencia", ha subrayado Rocío Pérez Gañán.

El análisis de los conjuntos declara que las mujeres asimismo forman parte activamente en la evacuación y el salve, lo que, según estas estudiosas, hace preciso comprobar nuestra noción de salve incorporando sus esenciales aportaciones.

"En contraste a las de los hombres, las acciones de salve femeninas no acostumbran a ponerse un límite a la pura acción de salvamento, acarrean un acompañamiento de la gente salvadas prolongado en el tiempo, una acción protectora que va alén del salve físico", aseguró Pérez Gallardo. "Asimismo, sus actuaciones, si bien a veces llevan aparejado la utilización de la fuerza, asimismo adoptan la manera de recomendaciones y sugerencias verbales. Conviene indicar, además de esto, el ingrediente colectivo de sus acciones de salve, que hacen de manera ordenada con otras mujeres", mantiene esta estudiosa.

Las autoras del trabajo concluyen que es requisito "agrandar los límites ideales que definen las actuaciones enlazadas al salve de personas y los tiempos y los espacios en los que se efectúan para producir de este modo un cambio de percepción popular en torno al papel de las mujeres en la catástrofe, mucho más acorde con lo que sucede en la práctica sobre el lote".

Más información

Una investigación sobre el terremoto de Lorca concluye que los catastrofes naturales reproducen estereotipos de género