Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El Gobierno de Asturias planea iniciar el proceso de licitación del proyecto para La Malatería de Oviedo en el primer trimestre de 2024.

El Gobierno de Asturias planea iniciar el proceso de licitación del proyecto para La Malatería de Oviedo en el primer trimestre de 2024.

El Gobierno asturiano tiene previsto licitar en el primer trimestre de 2024 el proyecto para el edificio de La Malatería, ubicado en el barrio de San Lázaro. La Consejería de Ordenación de Territorio, Urbanismo, Vivienda y Derechos Ciudadanos ha presentado un borrador de pliegos de licitación a la plataforma 'La Malatería no se tira'. La propuesta será sometida a votación de la asamblea de la plataforma el próximo martes.

En el borrador se incluye la obligatoriedad de preservar todo el frente del edificio, no solo la fachada. Además, se contempla la conservación del cuerpo delantero del complejo y gran parte de la zona verde. Aquellas propuestas que apuesten por una mayor conservación del edificio obtendrán una mayor puntuación.

El proyecto comprende la construcción de 29 pisos en alquiler social y un centro asistencial para personas mayores de 70 plazas, con una inversión total de 6,2 millones de euros.

El documento también destaca que se valorarán positivamente aquellos proyectos que conserven las zonas verdes actuales, pudiendo incluir una superficie de cubierta plana ajardinada para el disfrute de los residentes.

El director general de Ordenación de Territorio, Ignacio Ruiz Latierro, ha mencionado que se han tenido en cuenta criterios patrimoniales y sociales, y que habrá un técnico de la Dirección General de Patrimonio en el jurado encargado de la adjudicación.

La inversión total del proyecto será de casi 6,3 millones de euros, de los cuales 1,45 millones corresponden a fondos Next Generation de la Unión Europea.

La finalización de la construcción está prevista para el año 2026.

Desde la plataforma 'La Malatería no se tira', Berta Rodríguez ha manifestado que existen avances, pero aún tienen muchas dudas. Se cuestiona especialmente la conservación del interior del inmueble y los jardines. También insisten en la necesidad de contar con un espacio donde los usuarios de La Malatería y el barrio puedan interactuar y realizar actividades conjuntas.