Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

El Gobierno extiende el programa para detectar cáncer de mama y llegará a mujeres de 50 a 74 años en 2028.

El Gobierno extiende el programa para detectar cáncer de mama y llegará a mujeres de 50 a 74 años en 2028.

La Consejería de Salud de Asturias ha anunciado que ampliará progresivamente el programa de detección precoz de cáncer de mama a partir de 2024. El objetivo es que, para 2028, todas las mujeres de entre 50 y 74 años de edad puedan acceder a este cribado. Hasta ahora, las mujeres salían del programa al cumplir los 70 años.

El plan se llevará a cabo de forma gradual. En 2024, el programa público se ampliará a todas las asturianas de entre 50 y 70 años. Para 2025, se incluirá a las mujeres de entre 50 y 71 años. En 2026, se extenderá a las mujeres de entre 50 y 72 años. En 2027, las cohortes comprendidas entre 50 y 73 años podrán participar. Finalmente, en 2028, se alcanzará a todas las mujeres de entre 50 y 74 años, según ha informado el Principado en una nota de prensa.

Actualmente, el programa se ofrece a alrededor de 150,000 mujeres de entre 50 y 69 años. En los próximos años, se invitará anualmente a alrededor de 8,000 mujeres más, lo que aumentará el número total de participantes a cerca de 200,000 asturianas en 2028.

El programa de detección de cáncer de mama comenzó a aplicarse en el Hospital Monte Naranco en 1991 y se extendió a toda la población en 2001. Se trata de un plan que se somete a revisiones, controles de calidad y evoluciones periódicas, como la actual, de acuerdo con las directrices europeas de calidad.

Después de la pandemia, el programa retomó su actividad habitual en 2022. El año pasado, se enviaron cartas a 75,000 mujeres con una cita y hora para hacerse una mamografía. De ellas, 54,000 decidieron participar y acudieron a hacerse la prueba, lo que representa un 72% de participación.

En total, alrededor de 5,000 mujeres necesitaron pruebas complementarias que se realizaron en los quince días posteriores a la mamografía. Cerca de 2,000 de estas mujeres fueron citadas para controles precoces, cada seis o doce meses, y aproximadamente 500 necesitaron una biopsia. Gracias a la participación en el cribado, se diagnosticó cáncer de mama a más de 300 mujeres.

Según los datos provisionales, por cada mil mujeres participantes, el cribado detecta cáncer de mama en cinco mujeres, y una mujer recibe un diagnóstico de cáncer de mama entre una mamografía y la siguiente. Estos datos confirman la efectividad de esta iniciativa de salud pública para detectar el cáncer de mama en etapas iniciales y permitir tratamientos menos agresivos.

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Mama, la Consejería de Salud enfatiza que participar en el cribado no evita la enfermedad, pero sí permite detectar los tumores en una fase temprana, cuando la probabilidad de superviencia es mayor.