Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

Juzgado declara culpable al agresor de un oficial local apuñalado en el rostro, quien acepta sentencia de 2 años tras las rejas.

Juzgado declara culpable al agresor de un oficial local apuñalado en el rostro, quien acepta sentencia de 2 años tras las rejas.

En un caso que ha conmocionado a la localidad de Langreo, un individuo ha admitido este jueves su culpabilidad en el acuchillamiento de un policía local en octubre de 2021. Según la Fiscalía del Principado de Asturias, la acusación particular y la defensa, el acusado ha aceptado una pena total de 2 años de prisión, después de compensar económicamente a las víctimas. La vista oral se llevó a cabo en el Juzgado de lo Penal número 1 de Langreo, según ha informado la Fiscalía.

Los hechos tuvieron lugar el 16 de octubre de 2021, alrededor de las 23:05 horas, cuando el acusado, nacido en 1961, se encontraba en su casa en Sama de Langreo arrojando objetos y botellas de cristal a la vía pública, poniendo en peligro a los transeúntes. La Policía Local fue alertada por los vecinos y varias patrullas acudieron al lugar. Una vez allí, los agentes 1 y 2 se encontraron con el acusado asomado a la ventana y trataron de entablar un diálogo con él.

El acusado lanzó insultos hacia los agentes ("hijos de puta, cabrones, me quiero morir") y arrojó al suelo otro objeto de cristal. Luego, bajó descalzo por las escaleras portando un cuchillo de cocina, que blandió frente a los agentes. Estos intentaron desarmarlo, sin éxito, utilizando una defensa extensible. En ese momento, el acusado corrió hacia el portal seguido por los policías, pero tropezó y cayó al suelo, lo que permitió a los agentes intentar quitarle el cuchillo.

Sin embargo, el acusado logró apuñalar al agente en el chaleco antibalas, en el pecho y en la cara, causándole graves heridas. Después de la agresión, el acusado huyó a su casa. El policía herido fue inicialmente atendido por transeúntes y luego trasladado al Hospital Valle del Nalón, desde donde fue derivado al Hospital Central de Asturias para ser tratado por un especialista en cirugía maxilofacial.

Poco después, el acusado salió nuevamente de su casa portando una taser 928, un dispositivo que administra descargas eléctricas de alto voltaje. Se acercó a otro de los agentes presentes en el lugar y les dijo: "cabrones, os voy a matar". En esta ocasión, los policías lograron desarmarlo y detenerlo. Como consecuencia de los hechos, se produjeron daños en el portal.

El agente sufrió lesiones graves, incluyendo una herida de unos 4 centímetros en la mejilla izquierda, que requirió tratamiento médico y sutura, dejando una cicatriz visible. Los daños causados al portal ascendieron a 1.330,32 euros, según el presupuesto de reparación e informe pericial.

Los hechos han sido considerados como un delito de atentado y lesiones agravadas, así como un delito de tenencia ilegal de armas prohibidas. El acusado ha sido beneficiado por la atenuante de consumo de drogas y alcohol, así como por la reparación de los daños, ya que antes del juicio abonó 11.000 euros a la víctima y 1.300,32 euros a la comunidad de vecinos afectada.

Tras admitir su culpabilidad, el acusado ha aceptado una condena de 1 año y 3 meses de prisión por las lesiones, 3 meses de prisión por el delito de atentado y 6 meses de prisión por la tenencia de armas prohibidas, con una inhabilitación especial para ejercer el derecho de sufragio pasivo durante el período de la condena.