Dos detenidos por una ola de robos en iglesias de Cantabria, Asturias y Palencia.

Dos detenidos por una ola de robos en iglesias de Cantabria, Asturias y Palencia.

La Guardia Civil ha llevado a cabo la operación "Sanandres", en la que se han detenido a dos personas, ambos de Villacarriedo, por cometer al menos 93 robos con fuerza en iglesias de hasta 82 localidades distintas de Cantabria, Asturias y Palencia. Además, se han intervenido 140 efectos religiosos y dinero en efectivo sustraído de las colectas en las iglesias.

Los detenidos, de 41 y 45 años, son presuntos autores de 88 hechos delictivos en Cantabria, cometidos en 77 localidades, la mayoría con poca densidad poblacional. También cometieron cuatro robos en Asturias y uno en Palencia. Aunque la investigación sigue abierta, la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, ha informado en una rueda de prensa en Santander sobre los detalles de la operación. El coronel jefe de la Guardia Civil, Antonio Orantos, y el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, también han participado en la rueda de prensa.

La investigación comenzó en diciembre de 2022, cuando se cometieron los primeros robos en varias iglesias de Cantabria. Los primeros informes aportaron poca información, dado que los agentes encontraron diferentes "modus operandi", como el apalancamiento de puertas y ventanas, o el forzamiento de rejas, que los autores cambiaron el paso de los días. Mejoraron sus técnicas, incluso inhabilitando sistemas de seguridad.

El objetivo principal de los robos ha sido siempre el dinero, como el sufrido en el Santuario de Valvanuz, donde se sustrajeron alrededor de 1.000 euros procedentes de los donativos del belén navideño. No obstante, también se denunciaban robos de otros objetos eclesiásticos, presumiblemente para su posterior venta.

Las pesquisas determinaron que los presuntos autores eran una pareja. La mujer era quien realizaba un estudio previo de los templos que posteriormente eran asaltados, en los que se causaron daños de consideración.

Para perpetrar los robos, se detectó el uso de hasta cuatro diferentes vehículos, realizando largos y diferentes recorridos para intentar eludir la acción de la Guardia Civil.

En el registro domiciliario se intervinieron unos 140 efectos de índole eclesiástica, entre los que destacan imágenes, estuches con óleos, pequeños cofres con llaves de los sagrarios, relicarios porta oleas, llaves de templos, instrumental de sonido y dos bases de madera tallada para los féretros. También se hallaron una gran cantidad de monedas de pequeño valor de las colectas y limosneros de las iglesias. Igualmente, se intervino diversa herramienta susceptible de ser utilizada en los robos como palanquetas de diferentes tamaños, un gato hidráulico, destornilladores, alicates, y un visor nocturno.

Con todas las pruebas, y ante la sospecha del inicio de una nueva oleada de robos en iglesias, se dispuso un operativo que permitió identificar al hombre sospechoso conduciendo un vehículo en el que ocultaba herramientas que podían ser utilizadas para robar, siendo detenido. Seguidamente, y en su domicilio de Villacarriedo, se detuvo a la mujer, realizándose posteriormente un registro de la vivienda y donde los agentes encontraron objetos procedentes de los robos realizados en las iglesias y unos 1.000 euros en efectivo, así como herramientas utilizadas en los robos.

Las diligencias fueron remitidas al Juzgado de Instrucción número 2 de Medio Cudeyo (Cantabria).

El vídeo de la operación está disponible en los enlaces proporcionados.

Tags

Categoría

Asturias