Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

Igualdad admite fallos en coordinación en la lucha contra la violencia machista tras recientes crímenes.

Igualdad admite fallos en coordinación en la lucha contra la violencia machista tras recientes crímenes.

El departamento dirigido por la ministra de Igualdad, Ana Redondo, está trabajando en reforzar la coordinación con los Ministerios de Sanidad y Derechos Sociales para detectar casos de violencia de género.

MADRID, 2 Jul.

La ministra Ana Redondo ha admitido la existencia de un "problema" en la coordinación en la lucha contra la violencia machista, especialmente tras los recientes asesinatos ocurridos durante el fin de semana pasado.

"Es necesario evaluar dónde están las fallas en la coordinación y cómo podemos mejorar en ese aspecto, porque hemos identificado un problema", afirmó Redondo tras presidir el Comité de Crisis, donde también estuvo presente el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Tanto Redondo como Marlaska han expresado su respaldo al Sistema VioGén. La ministra de Igualdad señaló que "funciona", pero que es un problema cultural de difícil erradicación. Sin embargo, reconoció que debe fortalecerse para ser más ágil en la respuesta y efectivo en la protección de las mujeres, destacando la necesidad de una mayor coordinación.

En esta misma línea, Redondo mencionó que Igualdad busca reforzar la coordinación con los Ministerios de Sanidad y Derechos Sociales para identificar casos de violencia de género con anticipación. "Mañana nos reuniremos con la ministra de Sanidad, porque sabemos que muchos casos de violencia de género se dan a través de la Atención Primaria. Reforzar esa coordinación puede ayudarnos a detectar una parte importante de los casos que actualmente se nos escapan en el sistema", explicó la ministra en una rueda de prensa.

Además, Redondo destacó que se reunió con el ministro de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, Pablo Bustinduy, para identificar casos de violencia machista a través de los servicios sociales, con el objetivo de brindar una protección más ágil a las víctimas.

En relación con la violencia vicaria, la ministra mencionó que se trata de un problema detectado de manera muy contundente. En este sentido, indicó que se plantea la posibilidad de adoptar medidas de protección de menores no solo civiles, sino también penales, tema que será abordado en la Comisión para renovar el Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Asimismo, Redondo resaltó la importancia de escuchar a los menores y replantear la noción de interés superior del menor. "No es en el interés superior del menor mantener un vínculo con el agresor", enfatizó.

Por su parte, Marlaska expresó su total confianza en el Sistema VioGén, destacando su carácter pionero y único a nivel mundial. Ante los recientes casos de violencia machista, el ministro indicó que se están evaluando todas las circunstancias relevantes por parte de todas las administraciones involucradas.

Marlaska reiteró que la solución radica exclusivamente en el Sistema VioGén, ya que fuera de él la integridad física y moral de las víctimas, así como la de sus familiares, corre un grave peligro.

En este sentido, hizo un llamado a las víctimas de violencia machista y a su entorno a denunciar y confiar en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, señalando que es la clave para salvar vidas. Afirmó que el modelo VioGén no es infalible, pero salva muchas vidas.

Por último, el ministro señaló que el riesgo cero no existe, pero es algo por lo que se debe aspirar. "En el Sistema VioGén trabajamos para lograr ese objetivo de riesgo cero", concluyó.

Este Comité de Crisis se convocó debido a los asesinatos machistas ocurridos en el mes de abril, con un total de siete víctimas de violencia de género (cuatro mujeres y tres menores). La convocatoria de estos encuentros se realiza cuando se superan los cinco casos de asesinatos por violencia de género y violencia vicaria en un mes.

Recientemente, el Ministerio de Igualdad elevó la cifra a 19 mujeres y 9 menores asesinados por violencia machista, tras confirmar los casos en Las Pedroñeras (Cuenca), Fuengirola (Málaga) y Zafarraya (Granada), donde fallecieron tres mujeres y dos menores. Desde 2003, se contabilizan 1.263 mujeres presuntamente asesinadas por sus parejas o exparejas, y 62 menores desde 2013, según datos del departamento dirigido por Ana Redondo.