Crónica Asturias.

Crónica Asturias.

Barbón defiende el socialismo inflexible y la verdadera libertad tras ser premiado por los Ramón Rubial

Barbón defiende el socialismo inflexible y la verdadera libertad tras ser premiado por los Ramón Rubial

El presidente de Asturias, Adrián Barbón, ha hecho una defensa en Bilbao del socialismo, la libertad y la igualdad al recibir uno de los premios Ramón Rubial en su XVI edición.

Barbón, que llegó a Bilbao para recibir el galardón por su defensa de los valores socialistas, elogió también al expresidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, que fue reconocido por su defensa de la democracia y las libertades. Otros galardonados fueron Acnur Euskadi, el Aquarium Donostia, el centro artístico de creación e investigación teatral "Ortzai", el balonmano Bera Bera, Alfonso Santiago y la periodista Rosa Villacastín.

Después de recibir el premio, el presidente de Asturias destacó que era un reconocimiento "al conjunto del socialismo asturiano" y honró la figura y trayectoria de Ramón Rubial, así como al socialismo vasco y a las ideas que defiende. Enfatizó la importancia de la solidaridad y la defensa de la libertad verdadera, basada en la igualdad de derechos.

Barbón también resaltó la influencia del socialismo en la derrota de ETA en Euskadi y España, y afirmó que sigue "militando y honrando" ese socialismo que no se rinde a pesar de los desafíos históricos. Manifestó su esperanza de que sus ideas conduzcan a una mejor calidad de vida y a una convivencia armoniosa para todos.

Por su parte, Juan Luis Ibarra, expresidente del TSJPV, recordó a Ramón Rubial, a quien definió como uno de los artífices fundamentales de la transición española hacia una democracia comprometida con las libertades públicas y la garantía efectiva de los derechos humanos. Ibarra destacó su trabajo en defensa de la democracia y las libertades públicas, así como su compromiso con la ciudadanía democrática solidaria.

El expresidente del TSJPV reconoció la "tenacidad" que el jurado detectó en su carácter y afirmó que en estos tiempos de "barbarie bélica y menosprecio cruel de los derechos humanos", la utopía socialista mantiene su plena vigencia.