Red de narcobuzos: Fiscalía solicita 54 años de prisión para cuatro acusados

Red de narcobuzos: Fiscalía solicita 54 años de prisión para cuatro acusados

La Fiscalía del Principado de Asturias ha solicitado la condena de cuatro personas acusadas de formar parte de una red de narcotráfico que intentó introducir más de 72 kilos de cocaína en Asturias a través del puerto de Avilés en 2020. La Fiscalía está pidiendo un total de 54 años de prisión para los cuatro acusados.

El juicio está programado para el próximo 22 de noviembre en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Tres de los acusados son de Lima (Perú) y el otro de Vlore (Albania). Todos tienen una orden de expulsión del país y actualmente se encuentran en prisión preventiva por este caso.

A uno de los acusados se le solicita una condena de 19 años de prisión (15 años por tráfico de drogas y 4 años por atentado). Otro de los acusados se enfrenta a 15 años de prisión por tráfico de drogas, mientras que el tercero y el cuarto acusado también enfrentan una pena de 10 años por tráfico de drogas.

Según la acusación de la Fiscalía, en los primeros meses de 2020, los cuatro procesados formaban parte de una organización que se dedicaba a introducir grandes cantidades de drogas en España para su posterior distribución en el territorio nacional. Cada uno de ellos desempeñaba una función específica dentro de la organización, que estaba perfectamente estructurada y jerarquizada, con el objetivo de distribuir las sustancias de manera rápida.

El líder del grupo, que era militar de profesión, era el responsable máximo de la operación. Se encargaba de preparar la logística y dirigía y coordinaba las tareas de los demás miembros de la organización. Otros dos acusados eran buzos militares con amplio conocimiento en operaciones subacuáticas.

Según el escrito del fiscal, a principios de 2020, el líder del grupo, desde Perú, realizó las gestiones necesarias para introducir en un barco, desde una caja de mar, dos bolsas que contenían 60 paquetes de cocaína. El barco tenía como origen el Puerto Callao de Lima y como destino el Puerto de Avilés, con una escala programada en Balboa (Panamá). Para preparar la logística necesaria para recuperar la droga, el líder del grupo viajó en avión desde Perú hasta París, pasó por Ámsterdam y finalmente llegó a Cataluña, donde se encontró con otro miembro del grupo.

Una vez en España, los dos acusados restantes, que llegaron en un vuelo procedente de Lima, se unieron al grupo y alquilaron una vivienda en Avilés, así como dos vehículos y equipo de buceo necesario para la operación.

El 10 de marzo de 2020, cuando el barco llegó al Puerto de Avilés, las autoridades militares de Panamá, a través de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA), tuvieron conocimiento del cargamento ilegal en el buque. Llevaron a cabo una operación encubierta para identificar a los responsables y sustituyeron los 60 paquetes de cocaína por otros paquetes similares que contenían una sustancia inofensiva para la salud. También colocaron un dispositivo GPS para rastrear la ubicación de los paquetes.

La operación fue realizada por buzos profesionales del Servicio Nacional Aeronaval de Panamá en colaboración con la Fiscalía Superior de Drogas. Los paquetes fueron llevados al Laboratorio de Sustancias Controladas del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Panamá para su análisis.

El laboratorio emitió un informe pericial confirmando que los 60 paquetes contenían cocaína con un peso bruto de 72,14 kilos.

Con el fin de identificar y detener a las personas que iban a recoger la droga en España, el Fiscal Superior de la Fiscalía Especializada en delitos relacionados con drogas de Panamá solicitó una entrega vigilada y se le asignó la investigación a la Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado (UDyCO).

Los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia cerca de la vivienda ocupada por los acusados en Avilés. Observaron que el 11 de marzo de 2020, los acusados salieron de la vivienda en un Volkswagen y se dirigieron a la Playa Pekes en Zeluán, cerca de la playa de San Balandrán. Allí, tres de los acusados se bajaron del coche y se quedaron en el lugar mientras el conductor continuaba su camino.

Cuando consideraron que estaban seguros, uno de ellos dio la orden de comenzar la operación. Dos de los acusados se sumergieron en el mar y accedieron al barco para recuperar la carga, mientras que otro se encargaba de la vigilancia.

Los agentes los sorprendieron en la playa durante la madrugada del 12 de marzo de 2020 y procedieron a su detención. También detuvieron a otro integrante del grupo que se dirigía a la vivienda en un Audi A-8.

El detenido en el Audi A-8 intentó huir al acelerar el vehículo y atropellar a un agente que intentaba detenerlo. Después de una persecución, fue alcanzado y reducido por los agentes.

El valor en el mercado ilegal de la droga que intentaban introducir en España es de aproximadamente 2.560.537 euros si se vende por kilogramos, y de 4.459.694 euros si se vende por gramos.

Tags

Categoría

Asturias